22/1/2007

Bertelli no deja títere con cabeza


La viñeta es de Howard&Harry Follas correspondiente a la edición de 2000, pero que se ha actualizado después de las declaraciones de Bertelli, y creo que vale la metáfora de que en el Luna Rossa navegan contradirección. La foto intermedia es de Patrizio Bertelli.

A medida que se acerca la Copa América se va calentado el ambiente en Valencia, deportivamente hablando ya que van llegando los nuevos barcos y también algunos sacan a relucir lo que realmente piensan.

En este caso concreto me refiero al Luna Rossa, el último equipo que ha presentado en sociedad su nueva unidad. Lo hizo a finales de la semana pasada, pero en el acto de presentación se habló casi de todo menos del nuevo barco. ¡Por algo será!. Posiblemente porqué el nuevo poco tiene que ver con el anterior y con el que se vieron superados por varios equipos en los últimos Actos. Incluso según expertos italianos en diseño de barcos, el ITA-86 era un "buco nell'acqua".

Les cuento brevemente la historia. El jefe del Luna Rossa es Patrizio Bertelli, el marido de Miuccia Prada la verdadera dueña de Prada. El magnate italiano se despachó a gusto, no sé si lo hizo porque así lo siente o porque -aunque de los tres equipos italianos es sin duda el más poderoso-, llegan justitos para luchar por la Copa América. Si lo que quería era desviar la atención y que se hablara de todo menos del barco. Lo consiguió.

Me explico. Uno de sus principales patrocinadores es Telecom Italia, cuando firmó el acuerdo, estaba de presidente Marco Tronchetti Provera, que había dado vía libre y era como el ‘Iberdrola’ español, un super patrocinador para el proyecto –aparte de Prada-. Pero a finales de 2006 Tronchetti dejó la presidencia de TIM y también la inversión de la compañía en patrocinio al Luna Rossa, se ha contenido más de lo que tenían previsto y ya no hay vía libre económica para los nuevos desarrollos. Además parece ser que Prada tiene intención de salir en un futuro muy próximo a bolsa, con lo que tampoco es plan de gastar en el barco más de lo necesario.

Dicho, esto, a lo que iba. Bertelli hizo un panegírico en el que no dejó títere con cabeza. Y en algunos de sus comentarios incluso yo diría que hasta puede que tenga razón. Pero también pienso que en la botadura del nuevo ITA-94 no era el momento ni el lugar de hacerlos.

He querido destacar las principales 'perlas' de su intervención. Empezó cargando contra ACM por como han montado esta Copa América, según él dando más prioridad a los temas sociales que a los deportivos “con un exceso de presentaciones y cenas”. Habló que “los costes para los equipos son demasiado elevados”, claro, y más si uno de tus patrocinadores corta el grifo y sin citarlos lanzó una lanza a favor de los más pobres como sus compatriotas del +39. Criticó a los equipos que están entrenándose fuera de Valencia, sobretodo los dos de Dubai (Alinghi y Victory) y por último quiso hacer un recordatorio a la ciudad sede, a Valencia diciendo que no tiene “tradición marítima y que aquí la gente no tiene el espíritu que hay, por ejemplo en Nueva Zelanda” y la guinda fue que “no podemos llevar la vela a un público que no la quiere ni la conoce”. Aunque luego lo intentó arreglar diciendo que para el resto de cosas, “Valencia es maravillosa”.

Evidentemente esto ha indignado a más de uno, y la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, no tardó en mostrar su “disgusto y sorpresa” por las declaraciones del Patrizio.

Si quieren escuchar las declaraciones al completo de Bertelli están colgadas en Valencia Sailing.