25/1/2007

Donde dije digo…

La botadura del ITA-94 es la que más ha dado que hablar. En la foto de la web del Luna Rossa, Patrizio Berelli en el centro de la imagen junto a Miuccia Prada

En el artículo del pasado lunes (Bertelli no deja títere con cabeza) les contaba que el marido de la dueña de Prada, se había despachado a gusto con la ciudad de Valencia y con sus habitantes.

Las palabras de Patrizio Bertelli en la botadura del nuevo ITA-94 fueron las siguientes: “Valencia es perfecta por todo pero en su alma la gente no tiene el mismo espíritu de vela que otros sitios como en Nueva Zelanda, que es el país de la vela. Hay que buscar público que quiera la vela y no llevar la vela a un público que no la conoce ni la quiere”.

También les conté que dichas declaraciones inmediatamente provocaron el malestar entre las autoridades valencianas, representadas en este caso por la alcaldesa Rita Barberá, que rápidamente debió pensar: "¡Con el dinero que me ha costado traer la Copa América a la ciudad, para que ahora venga uno y me la critique!". Rita mostró su “disgusto”, y Bertelli, se ha apresurado a mostrar sus disculpas a la ‘primera dama’ valenciana. Pero ya lo había dicho. Y, claro después del lío que se montó, el magnate italiano debió reflexionar y pensar: "¡Cómo me voy a enfrentar a la ciudadanía, con la cantidad de camisetas que tengo a la venta!".

Bertelli ha tardado menos de una semana en remitir una carta a la alcaldesa, en donde afirma que Valencia “es la ciudad perfecta, perfecto el público y perfecto el sitio” y agradecía como participante “el apoyo que la ciudad de Valencia ha brindado a la Copa América".

En el acto de botadura el Luna Rossa no invitó a ninguna autoridad valenciana, tal y como se encargó de recordarle la propia Rita con estas declaraciones: "Poca afición puede crear el Luna Rossa entre los valencianos si no invitan a nadie en la botadura de su barco", dijo la edil.

¡Y claro!, con lo que les gusta salir en la foto a los Rita, Camps o Lissavetzky, por poner tres personajes que me vienen a la cabeza; pues ya me contarán, y encima Rita con ataque de cuernos. A todo esto Bertelli respondió que “se invitó a ACM en la persona de su presidente”, invitación que parece ser, fue declinada.

Y respecto al acto en si según el Luna Rossa “era de carácter privado y estrictamente técnico-deportivo”, y finaliza diciendo la misiva de Bertelli que “se juzgó oportuno invitar sólo a miembros del equipo, sus familias y los representantes de los medios de comunicación técnicos”. Lo que a mí me parece perfecto, ya que a su casa puede invitar a quién a él le dé la gana.

Pero como dice el refrán español: “Donde dije digo, digo Diego”. Y tan pancho.