8/1/2007

Las elecciones ya están en el Tribunal Supremo

¡Si era de esperar!. Si ya lo avisaban algunos colegas como Pedro Sardina en ABC y portales como deportistadigital.com. Que en las últimas elecciones de la Real Federación Española de Vela había claros indicios de irregularidades en los censos, en el voto por correo, etc, etc. ¡Y ahí están!.

Y mientras tanto la justicia sigue su curso. Hay una serie de federados que se sienten estafados, por las numerosas y presuntas irregularidades en la elección de Gerardo Pombo y de parte de la Asamblea en este segundo mandato, y por todo ello las elecciones a la RFEV ya han llegado hasta el Tribunal Supremo (TS).

El TS ha admitido a trámite el recurso de casación que se interpuso ante dicho organismo y por el que se pedía la repetición de las elecciones a Presidente de la RFEV, en las que resultó elegido Gerardo Pombo.

Yo ya les anuncio que cuando el TS admite a trámite algún recurso, en un alto porcentaje de los casos, es porque ve claros síntomas de que algo falla. Y cuando el río suena...

Si el TS da la razón a los demandantes, obligaría a que la reclamación que, en su día, se interpuso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y que fue desestimada por una presunta falta de legitimidad de los demandantes, fuera vista por este último tribunal y, entre otros, el mismo Pombo debería explicar cómo y dónde actuó como técnico y juez en el año 2003 para aparecer en el censo de técnicos, jueces y jurados con una licencia emitida por el Club Náutico Guadalix Sierra con el nº 19.184 de la Federación Madrileña de Vela. Mientras que también aparece en el censo de deportistas, con licencia nº 930, emitida por el Real Club Marítimo de Santander de la Federación Cántabra de Vela.

Además de figurar en dos censos, sólo lo puede hacer en uno, finalmente Pombo optó por votar en el de técnicos, jueces y jurados y con una licencia de un club que no podía hacerlo, ya que el Club de Vela Guadalix Sierra, -según la documentación aportada por la Federación Madrileña al Juzgado nº 27 de lo Contencioso de Madrid y que debe resolver sobre la reclamación que allí se tramita por las irregularidades que se produjeron en sus elecciones a Presidente-; dicho club no había pagado la cuota federativa en en los años 2003 y 2004, por lo que no se debería haber tramitado ninguna licencia por esta entidad, por ejemplo, la de Gerardo Pombo, y fue la que utilizó para votar en las elecciones a la RFEV en 2004.

¿Qué les parece?. Pues no todo acaba aquí…en próximos post, les contaré más sobre el CV Guadalix Sierra. La verdad es que no tiene desperdicio como se utiliza un club para ganar unas elecciones.