23 de ene. de 2007

¡A reconquistar Miami!

Salida de la clase Star en la edición de la Rolex Miami OCR 2006. Foto: Den Nervey

Por el titular no se crean que el post de hoy será bélico, con b, ni mucho menos. Será vélico, pero con v, como siempre.

Esta pasada madrugada (hora española) estaba previsto que empezara en aguas de Florida la Rolex Miami Olympic Classes Regatta. Y hoy me voy a centrar en ella por dos motivos muy concretos. El primero porque es la regata de vela olímpica más importante de toda América –Norte, Sur y Central incluidas-. Y segundo porque hay 25 regatistas del equipo español que participan en ella, en todas las clases exceptuando el 470 Femenino, el Finn y el Yngling.

Y hago referencia a esta regata y hablo de reconquistarla porque he querido rememorar los tiempos en los que la vela olímpica española era la más importante del mundo y la regata de Miami era, una de las citas más destacadas en las que participaba el Equipo Pre-olímpico Español.

Echo la vista atrás -entre diez y quince años-, en los que cuando aparecían los españoles todo el mundo se echaba a temblar. Era un equipo modélico deportivamente y por parte de la Real Federación Española de Vela no se escatimaban esfuerzos para que el equipo tuviera todas las facilidades logísticas y económicas.
Eran los años en los que regatistas como Jordi Calafat, Kiko Sánchez Luna, Luis Doreste, Domingo Manrique, Theresa Zabell, Begoña y Natàlia Via-Dufresne, Fernando León, Pepote Ballester, José María van der Ploeg, etc; eran los reyes del mundo. Eran muy buenos, pero también tenían a una organización detrás, aunque como en las mejores familias, hubo alguno que nunca estaba contento. Pero el resultado final era que acababan en el podio en la mayoría de las clases.

Hoy han cambiado las cosas. El Equipo Pre-olímpico Español ya no es el número 1 del mundo. No porqué los regatistas no sean buenos, que sí lo son y mucho, lo que pasa es que no tienen las facilidades y la ilusión que tenían los que ganaban hace diez años. El apoyo no es el mismo y en el equipo de hoy, los que sacan los mejores resultados son lo que deciden, en gran parte, seguir su propio programa de preparación.

En Atenas 2004 se vivió de aquellas rentas con los éxitos de tripulaciones que venían del pasado. Con esto no quiero decir que anteriormente se hiciera todo bien, que no se hizo. Pero sí recuerdo y lo viví en primera persona, que en la RFEV el Equipo Pre-olímpico era sagrado y había que volcarse en él. Ahora no es así, y se ha llegado a decir a tripulaciones muy punteras que “ya os habéis gastado todo el dinero presupuestado y si queréis ir a tal regata o realizar tal entrenamiento, es por cuenta vuestra”. Y eso que lo único que pedían era seguir compitiendo y entrenando al más alto nivel; porque llegar a lo más alto es muy difícil, pero más difícil es el mantenerse arriba.

Pero yo confío en el Equipo Pre-olímpico Español 2007 y estoy seguro que en Miami los Iker Martínez y Xabi Fernández, Iván Pastor, Marina Alabau, Gustavo Martínez y Dimas Wood, Fernando Echavarri y Antón Paz, Toni Rivas y Fabián Escudé o Roberto Bermúdez de Castro y Pablo Arrarte, entre otros, estarán ahí. Luchando por estar entre los mejores.

En Miami los años 90 serán recordados por el domino del Equipo Español. Estamos en 2007; aún nos quedan tres años para volver a intentarlo.

Con lo que: ¡A reconquistar Miami!.