16 de ene. de 2007

Todo sigue igual

Sir Robin vuelve a estar en tierra. En la foto de OnEdition bromeaba, antes de la salida, con un cartel de lo que le quedaba para Norfolk. Pues eso, 14.500 millas.

Yo tenía esperanzas que la segunda etapa de la 5 Oceans nos deparara una circunnavegación como Dios manda. A ver si nos entendemos. Estamos ante una Vuelta al Mundo en solitario teóricamente con dos paradas (Fremantle y Norfolk), pero la verdad es que no está siendo ni mucho menos así.

La primera etapa fue penosa en todos los sentidos. Tan solo dos regatistas consiguieron hacer la travesía entre Bilbao y Fremantle de un tirón: el suizo Bernard Stamm y el japonés Kojiro Shiraishi.

Pues bien, cuando todavía no se llevaban ni 24 horas desde la salida de Fremantle con dirección a Norfolk, ya ha habido el primer contratiempo para uno de los competidores, con lo que en esta segunda etapa no ha cambiado nada con respecto a la primera.

El primero en ‘pinchar’ ha sido el veterano Sir Robin Knox-Johnson, al que ya le han fallado los dos pilotos automáticos y evidentemente antes de afrontar lo que le viene por delante, ha preferido volver a puerto y arreglar la avería.

Knox-Johnson intentó solucionar el problema sobre la marcha, pero se ve que el fallo estaba en un cable, y su equipo de tierra le aconsejó volver y cambiarlo, con lo que tuvo que navegar toda la noche sin el piloto y en consecuencia sin un solo minuto de descanso.

Lo más triste del caso es que, teóricamente, el barco se revisó de arriba abajo y fallos de estos, me imagino que para Knox-Johnson deben ser frustrantes que ocurran a las pocas horas de partir. El mítico regatista tiene previsto partir de nuevo esta noche, tras una penalización de 48 horas, por haber recibido ayuda externa.

Ya pasó en la Volvo Ocean Race y se ha repetido en la Velux. Con tanta parada, sin duda, la competición pierde emoción y queda deslucida. Aunque la etapa será muy larga y de buen seguro que pasarán muchas más cosas. Esto no ha hecho más que empezar.

En cuanto a la competición en sí, Stamm sigue sin dar tregua y es líder destacado. En uno de los últimos partes estaba a 13688 millas de la meta. Ya había abierto una brecha espectacular con tan solo un día de navegación. Le sigue, como no podía ser otro, Shiraishi a 123 millas de distancia y más atrás Graham Dalton a 145. Mientras, Unai Basurko que se encontró con vientos superiores a 40 nudos, vaya marrón para empezar, está a 302 millas del suizo.

¡Vaya comienzo!.

Y esto con casi 14.000 millas por delante.