29 de ago. de 2008

¡Caprichoso cabo!

El mar tiene a veces estas 'sorpresas'. En este caso la mala suerte se puso del lado del Canarias Puerto Calero en la segunda prueba de ayer en el Troféu Quebramar Chrysler, cuando un caprichoso cabo de unos 40 metros que merodeaba por la zona, se lió en la pala del timón del GP 42' que hasta el momento lideraba la clasificación tras ganar la primera prueba.

Pocos instantes antes de la salida se dieron cuenta de que algo frenaba al barco, y rápidamente vieron de que algo se había reliado con el timón y la quilla del barco, se trataba de un cabo de varios metros, primero el bueno de Moisés Farias, el grinder, le dijo a José Ponce "patrón voy yo" y sin persarselo dos veces se lanzó a las frías aguas de Cascáis y consiguió cortar más de 20 metros de cabo. La única manera de arreglarlo era cortar lo que puedieran ya que no podían esperar más si no querían perder de vista a la flota desde la misma salida, pero parte del cabo se quedó enganchado. Así aguantaron toda la ceñida.

Y al principio de la popa, ni corto ni perezoso le tocó al palo del barco, el joven Carlos Hernández, que metió medio cuerpo en el agua y en donde pudo comprobar lo salada que está el agua de mar, para intentar arreglar el problema. En la imagen de Íñigo Aznar se ve a Carlos aguantado por Francisco Díaz 'Pacuco' y por Gustavo Martínez Doreste para no caer por la borda.

Al final pudieron subsanar el problema, pero ya tenían lejos a los primeros. Acabaron la manga sextos.

Por cierto en GP 42' lidera el Troféu Quebramar Chrysler el Desafío seguido de los italianos Roma y Airis. En ORC Open es primero el Luso Roux empatado a puntos con el catalán l'Inmens.