12 de ago. de 2008

Los 470 y la RS:X aguantan el tipo

La clase Yngling volverá este miércoles a la competición. Foto: Giles Martin-Raget

Cuando se ha llegado casi al ecuador de la vela en los Juegos Olímpicos para prácticamente todas las clases excepto el Tornado, que empieza el viernes, las opciones de medalla para la delegación española están centradas ahora mismo en los dos 470 y la tabla RS:X Femenina. En 49er no pueden permitirse ningún fallo más y el Finn, el Yngling, el RS:X Masculino y los dos Laser están lejos de la lucha por los metales, aunque en este último en Radial se está en zona de Medal tras dos pruebas.

Lo cierto es que en 470, una clase en la que a los españoles se les ha dado tradicionalmente bien (oros de Luis Doreste con Roberto Molina, dos de Theresa Zabell con Patricia Guerra y Begonya Via-Dufresne, Jordi Calafat con Kiko Sánchez Luna y platas para Toño Gorostegui con Piti Millet y Natàlia Via-Dufresne con Sandra Azón), en Qingdao en ambas categorías se está en zona de medalla.

En Femenino Natàlia Via-Dufresne y Laia Tutzó van como un tiro y son segundas con una renta importante sobre la cuarta y en Masculino los debutantes Onán Barreiros y Aaron Sarmiento están siendo la revelación en China y van terceros. Con la celebración de la quinta manga entrará ya el primer descarte, y a partir de ahí ya se podrán sacar números más exactos.

En RS:X Femenino Marina Alabau ya es segunda por detrás de la china, que por ahora está arrasando. Marina es una de las regatistas que están en todas las quinielas para medalla y por ahora está dando alegrías.

También debutaron los dos Laser, en Radial la juvenil Susana Romero tuvo un estreno difícil con un décimo octavo y en donde tuvo que ir remontando desde la última posición y un séptimo en la segunda que le colocan décima en la general. En Standard Javier ‘Bull’ Hernández no tuvo opciones.

A partir de ahí vuelven la competición el Finn, el Yngling y el 49er, en donde Iker Martínez y Xabi Fernández mantiene sus posibilidades de metal, pero con la presión que no pueden fallar en ninguna manga más de aquí al final.