20 de feb. de 2010

Cuidando a la base

Centenerares de Optimist en la playa de Palamós. Foto: Alfred Farré

Hay dos tipos de clubes, unos en los que sólo les interesa tener pantalanes, salones sociales y restaurantes y en los que la vela ligera les da absolutamente igual o incluso les molesta, y otros que cuidan la finalidad por la que fueron creados, y que están dedicados al cien por cien al deporte y a conseguir que cuanta más gente navegue mejor. (...)

Para leer el artículo completo pinchar aquí