12 de nov. de 2010

Líder mundial de impagos

Josep-Lluís Carod-Rovira (i) y Anna Pruna (d) presentando el informe. Foto: Jordi Estruch /Web Gencat

Estaba leyendo la edición impresa de este jueves de Mundo Deportivo cuando de repente me encontré con una noticia que me impactó. No por la importancia que pudiera tener, sino por la hipocresía de sus protagonistas.

De todo el mundo es sabido, público y notorio que la Generalitat de Catalunya no paga buena parte de las subvenciones y compromisos que tiene adquiridos. A modo de ejemplo, leía esta semana en La Vanguardia que la Generalitat debe 154 millones de euros a las universidades públicas catalanas.

Pues en el deporte es más de lo mismo, el Club de Vela Palamós denunciaba que la Secretaría General de l’Esport no le había pagado las subvenciones que tenía comprometidas por la Christmas Race desde el año 2008. Tres años, contando con este sin pagar, y evidentemente la regata lo tenía presupuestado, en total con este año podríamos estar hablando de unos 45.000 euros. Esto ha provocado un grave perjuicio al club y a la regata, que ha cumplido con todos los requisitos y por todo ello la Generalitat la incluyó como uno de los diez eventos deportivos más importantes, ya que la Christmas Race cuenta con una gran imagen a nivel mundial, con 170 tripulaciones y 25 países de media en los últimos años y que son su mejor aval.

Pues bien, a la misma hora que se presentaba en el Salón Náutico de Barcelona esta tradicional regata de clases olímpicas -que cumple nada más y nada menos que 35 años-, el vice-presidente de la Generalitat Josep-Lluís Carod-Rovira y la secretaria general de l’esport, Anna Pruna, presentaban por su lado un informe en el que destacaban la magnífica salud económica y social que vive el deporte en la comunidad. Y lo que es más alucinante, haciéndose suyos los méritos contraídos de lo que mueve el deporte catalán y los 91.000 puestos de trabajo, directos e indirectos, que se generan gracias ello. Pero se olvidaron de contar otro detalle bastante importante, y que no es otro que llevan años sin pagar a lo que se habían comprometido. A Carod-Rovira no se le ocurrió decir otra cosa que decir que “somos un país deportivamente potentísimo” “tenemos un sector económico del deporte con un peso enorme y con un liderazgo dentro del estado y ahora aspiramos al liderazgo mundial”. Sí, el liderazgo es mundial, pero de impagos.

Pues como sigan con esta línea de política de no apoyos reales como la que están llevando en los últimos tiempos, el próximo informe –que ya harán otros- puede ser desolador. Pero éstos ya se han encargado de presentarlo antes de las elecciones, porque posiblemente y después de cómo han dejado el país a todos los niveles, el próximo lo tendrán que ver desde la oposición. Y al tiempo el presidente José Montilla no se le ocurre decir otra cosa que los anteriores dirigentes de la Generalitat no pagaban facturas.

Qué fácil es llenarse la boca de lo que van a hacer y qué difícil que es cumplir con lo que se han comprometido. A esto se le llama hipocresía o cinismo. Elijan ustedes el adjetivo.

Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí