22 de nov. de 2011

Aquí no va a quedar ni el apuntador

La tripulación del Puma, abatida, encima del palo roto. Foto: Amory Ross

Esta Volvo Ocean Race está a empezar a tener tintes dramáticos, pero no por las desgracias personales, que por suerte no ha habido ninguna, sino porque al paso que vamos, no va a acabar la regata ni el apuntador. Por lo pronto tres ya no cruzarán la meta de Ciudad el Cabo, los ya conocidos Abu Dhabi y Team Sanya y el último en caer ha sido el Puma.

Lo cierto es que el match race que estaban disputando el Team Telefónica y el Puma para ver cuál de los dos ganaba la primera etapa estaba siendo espectacular, durante miles de millas a lo largo y ancho de todo el Atlántico estaban dando la única emoción vivida hasta el momento. Hasta que el Telefónica se ha quedado solo, con permiso del Camper y del Groupama, claro a los que tiene a 100 y a 285 millas de distancia respectivamente.

El Puma ha sido el último en decir adiós a la etapa, el barco americano vio como a media tarde de ayer su palo se le venía abajo en plena persecución del barco español. El Mar Monstro, como nombre de guerra, navegaba de través con vientos de 22-23 nudos y con olas de tres metros, y según relata Ken Read el palo se vino abajo sin previo aviso. No hubo que lamentar heridos, con lo que dentro de lo malo, lo mejor.

A menos de 2000 millas para Ciudad del Cabo restan tres barcos en competición: Telefónica, Camper y Groupama. Crucemos los dedos, ya que si la llegada será triste, ya si llegan menos de tres puede ser bastante penosa.

No quiero ni pensar lo que puede pasar cuando naveguen con vientos de 50 nudos.

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter @SolerAlberti

Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí