24 de nov. de 2011

La RFEV y la RANC van a la greña*

La clase crucero está a la expectativa de saber en qué sistema navegará en 2012. Foto: Alfred Farré

Era cuestión de tiempo. El matrimonio de conveniencia que han mantenido en los últimos años la RFEV y la RANC me da la impresión que acabará en divorcio y muy pronto. Ya no esconden que están a tortazo limpio, en sentido figurado claro, y en las próximas semanas la tensión irá a más, y como siempre los principales perjudicados serán los armadores y regatistas. El tema de fondo está en el control de los certificados, que son los que dan realmente dinero. Hace unos años la Federación nombró a la RANC como la secretaría nacional de cruceros y le cedió el control de los certificados de medición. Una vez el desastroso comité de crucero de la RFEV mató el IMS, con tantos cambios, se inventaron el Rating Nacional (RN), que le pasarían a llamar Rating Internacional (RI) para intentar hacerlo más global, pero sólo cambió el nombre nada más.

Ahora el problema está en el exceso de celo por parte de Gerardo Pombo que ve como la RANC que preside Jesús Turró, controla entre el 80 y 90 por ciento de los ratings en España y claro esto se traduce en poder y sobre todo, y es lo que más le interesa, en euros. La Federación está desde hace años en situación económica compleja, las subvenciones multimillonarias por parte del Estado me parece que se van a acabar y lo que quiere es con urgencia en este último año de legislatura recuperar los ratings y para eso quieren pasar del RI -que tanto beneplácito y promoción le dieron-, al ORC, que al fin y al cabo es un IMS encubierto, y el cual recuperarían el control.

Pero la jugada no queda sólo en eso y ahora viene lo más gordo. Lo que busca Pombo, y así ya se lo ha comunicado a la RANC, es que quien gestione y controle los nuevos certificados sea una empresa externa, y parece que ya tiene la estructura preparada para cuando puedan, asaltar a la RANC y hacerse con los mandos del crucero. Lo que no se entiende es que ahora lo quieran, cuando en su día decidieron traspasarlo. Haberlo pensado antes.

Aquí huele a gato encerrado, la guerra ha comenzado, con lo que tendremos un invierno calentito y los intereses en todo este embrollo me temo que van más allá de los meramente federativos.

Habrá que estar atentos y ver en qué se navega en la temporada 2012. Hagan sus apuestas.

*Tripulante 18. Artículo publicado en ABC de la Vela (24/11/2011)

Sígueme en Facebook

Sígueme en Twitter @SolerAlberti

Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí