22 de abr. de 2012

Iker también es humano

El Telefónica visto desde la perpectiva y de la cámara de María Muiña en aguas brasileñas
El Telefónica tuvo este sábado en la regata costera de Itajaí un error difícil de entender, en un recorrido costero entre boyas se confundió en una de ellas y tiró una regata que tenía ganada. Sí, es cierto que son cosas que pasan, y menos mal que la diferencia de puntos en el liderato de esta Volvo Ocean Race es amplia, si no a lo mejor ahora en el equipo español se estarían lamentando y de qué manera.


Lo cierto es que hasta el momento del error hicieron una regata excepcional, con una remontada espectacular en el primer tramo que les permitió llegar por delante de la flota cuando optaron por el bordo contrario a todos. Pero de repente incomprensiblemente los que estábamos viendo la regata por el streaming desapareció el nombre de Telefónica cuando los barcos llegaban a la cuarta boya. En un primer momento pensamos que había un error en la señal de GPS que se manda desde el barco porque de repente marcaba al barco francés como líder de la flota. Pero no, cuando el helicóptero mostró al barco español, se vio que había equivocado el rumbo y mientras todos los barcos seguían en busca de la boya correcta el Telefónica iba en un bordo totalmente opuesto, recogiendo rápidamente el spi, para rectificar y seguir la dirección que tomaba el resto.

Esto sirvió en bandeja la victoria al Groupama, que sumaba los seis puntos y le recortaba cuatro en la general. Aún así la diferencia sigue siendo importante de dieciséis puntos a favor del Telefónica. Al llegar a puerto Iker Martínez reconocía el error y cargaba con toda la responsabilidad, pero creo que aquí también hay la figura del navegante que, digo yo, tiene que darse cuenta que aquella baliza era para pasarla, no para virarla. El vasco comentó que “La responsabilidad del llevar el barco es lo que tiene: si lo haces bien pareces un héroe aunque no lo seas y si lo haces mal pareces un borrico”. Pues Iker si tiene algo es más de héroe que de otra cosa, y lo que demuestra una vez más con su humildad, es que es un grande, y además muy humano.

El hecho es que en esta ocasión el Telefónica regaló y repartió puntos para todo el mundo, porqué no tuvo opciones a recuperar ningún puesto. Ahora toca borrón y cuenta nueva, y a pensar en la salida de la sexta etapa entre Itajaí y Miami de 4.800 millas náuticas y sobre los 15 días de navegación que tienen por delante, para consolidar el liderato antes de volver a Europa.

Sígueme en Facebook


Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí