domingo, 11 de agosto de 2013

ETNZ espera de nuevo a Luna Rossa


La tripulación del Luna Rossa, con Xabi Fernández segundo por la derecha, celebra con el público el pase a la final.

El Luna Rossa italiano ya está en la final de esta descafeinada Copa Louis Vuitton. Ganó con facilidad a un Artemis Racing que llegaba muy tocado, tras el accidente sufrido hace unos meses, con falta de rodaje y sobre todo de competición. Aun así los suecos dieron la cara, mucho más que la que dieron los italianos ante el Team New Zealand en los cinco Round Robin previos a estas semifinales.


Era una incógnita saber cómo navegaría el Artemis, y lo que está claro es que el 4-0 no refleja la diferencia entre los dos equipos. Estoy convencido que si hubieran llegado en igualdad de condiciones no digo que Luna Rossa no hubiera ganado, pero sí que estas semifinales hubieran estado mucho más disputadas.

El ejemplo es fácil y la comparativa también. Luna Rossa en los enfrentamientos contra TNZ llegó dos veces fuera de tiempo, es decir por encima de los cinco minutos. En este caso Artemis dio siempre la cara y las diferencias entre ambos fueron de 2:00, 2:06, 1:18, 2:11. Siempre a favor de los italianos, pero los suecos le ganaron la partida de la salida y la primera boya hasta en dos ocasiones, cosa que nunca, ni por asomo hicieron los italianos con los kiwis.

Está claro que el sábado con la final de la Copa Louis Vuitton al mejor de trece matchs empieza una nueva partida, pero me parece que los neozelandeses deben estar muy tranquilos y me imagino que los americanos no tanto, ya que no veo que en una semana que resta para el inicio de la final de la Copa Louis Vuitton –el próximo sábado día 17 de agosto a las 13.15 horas en San Francisco-, los italianos hayan mejorado tanto como para dar la campanada y ganar a los kiwis, pero como todo, las finales hay que jugarlas y si por alguien me alegro que estén ahí es por Xabi Fernández, trimmer de la vela ala y por Luis Sáenz de Mariscal, el hombre fuerte en reglamentación del equipo italiano, que son una parte de nosotros en esta lejana Copa América.