viernes, 13 de junio de 2014

Dolor por partida doble


Chato Domecq y Jaime Terrades, casi a bordo del Safran, en Puerto Sherry.

Una auténtica pena. Aunque era el único barco en el que no contaba con participación española -hungaros aparte- en esta segunda edición de la New York-Barcelona, el Safran de los franceses Marc Guillemot y Morgan Lagavrière, estaba siendo el gran protagonista y casi merecido ganador de esta travesía del Atlántico. Un accidente en el Golfo de Cádiz le ha obligado a abandonar la regata cuando apenas le restaban 500 millas para llegar a la Ciudad Condal.

El Safran navegaba liderando, como prácticamente toda la regata, y estando a 65 millas de Tarifa y ya avistaban prácticamente Gibraltar, en pleno temporal de levante, entre 35 y 40 nudos de intensidad y con mucha ola, en una maniobra en la que estaban haciendo un cambio de génova, del 2 al 3, el barco pegó un pantocazo y Guillemot no pudo evitar seguir la inercia con tan mala suerte que en la caída se golpeó las costillas con el tambor del enrollador. Lagavrière se dio rápidamente cuenta de la gravedad y fue a socorrer a su patrón que se había quedado prácticamente doblado por el dolor.

Marc Guillemot ha dicho que se va con doble dolor, el de tener que abandonar la regata por la lesión que ha sufrido y por el hecho de hacerlo después de ir liderando la New York-Barcelona de una forma tan clara y teniendo en la palma de la mano el triunfo final.

Ante esta situación no tuvieron otra opción que abandonar y buscar tierra, dirigiéndose a Puerto Sherry, en la bahía de Cádiz. Tras anunciar el incidente al Comité de Regatas se organizó un operativo y a través del director técnico de la Federación Andaluza de Vela, Nicolás Mariño, se organizó la evacuación de Guillemot al hospital. El regatista estuvo permanentemente en contacto con el médico del equipo que le comunicó el protocolo a seguir, en cuanto a movilidad y calmantes, hasta llegar a puerto y ponerse en mano del personal sanitario.

Ahora la lucha se centra sobre todo entre el Hugo Boss de Pepe Ribes y Bryan Breymaier y el Neutrogena de Guillermo Altadill y José Muñoz, que se encuentran en un mano a mano en este último tramo del Mediterráneo. Algo más lejos, aunque sin perder nunca la esperanza, está el GAES Centros Auditivos de Anna Corbella y Gerard Marín, aunque siendo realistas, todo apunta a que la victoria se la jugarán los dos primeros.

Este fin de semana saldremos de dudas.

Puedes seguir la posición y últimas millas de la flota de la New York-Barcelona a través del tracking

Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí