sábado, 20 de septiembre de 2014

Marina no falla en Santander

De campeona a campeón. Alabau es felicitada por Abascal, tras ganar la plata mundial.

La campeona olímpica en Londres 2012, Marina Alabau, se ha colgado la medalla de plata –probablemente la que será la única presea del equipo español- en el Mundial de Vela Olímpica que se celebra en Santander. La sevillana llegaba a la cita después de dos años en los que ha estado navegando a un nivel más light, pero cuando ha tenido la primera oportunidad para machacar, no lo ha dudado.

Tras ganar el oro de Weymouth en RS:X, Alabau se quedó embarazada y tuvo que tomarse un receso obligado, hasta el nacimiento de su hija Marta, fruto de su relación con el francés Alexander Guyader, su pareja y entrenador, y quién también le ha dado la mayor estabilidad emocional y deportiva. Con él ganó la medalla de oro de Londres, los europeos de Sopot y Madeira y este año la plata europea en Cemit y ahora ésta mundial en Santander. Y esto que después de Londres, Marina se lo ha tomado con relativa calma, en su refugio en Tarifa donde tiene fijada su residencia y donde intenta pasar el mayor tiempo posible, rodeada de lo que le gusta: el windsurf, el kite y el surf.

Aunque este año Alabau ya fue subcampeona en el Europeo de RS:X el pasado mes de julio, llegaba al Mundial con otra meta en su mente, la de clasificar al país para Río 2016. Aunque en esta clase las opciones de éxito eran dobles, ya que también ha estado la pentacampeona mundial Blanca Manchón, pero la otra sevillana no ha estado a su nivel habitual y ni pasó a la Medal Race. Con el país ya clasificado, entre ellas dos se jugarán la plaza olímpica –en vela sólo compite un representante por país-, a lo largo del próximo año y medio, pero por ahora Marina ha dado primero, aunque la selección aún será larga y seguro que como siempre entre ellas, intensa.

El Mundial comenzó regular para Marina y para el resto del equipo español, en todas las clases. Una pájara generalizada en la que si alguien podía poner remedio eran los veteranos. Y ahí Alabau tiró de oficio, y después de un inicio más que discreto en la que empezó con un 25 y con vientos flojos, pero el viento entró con fuerza en las dos últimas jornadas lo que le sirvió para dar el tirón definitivo que le sirvió para llegar a la Medal Race en tercera posición y pisándole los talones a la israelí Maayan Davidovich, que era segunda a dos puntos de la española. Con la francesa Charline Picon ya matemáticamente campeona del mundo, a Alabau le servía quedar por delante de la Davidovich, y así transcurrió la regata. La campeona olímpica dominó la regata y no dejó respirar a su contrincante, al final cruzaban la línea de llegada de la Medal, sexta y séptima respectivamente, con lo que se intercambiaban posiciones y colgándose la plata la española y la hebrea el bronce.

Ella misma reconoce que este año ha sido mejor de lo previsto, lo que le anima en su carrera hacía Río: “La verdad es que esta ha sido una gran temporada con un subcampeonato de Europa y un subcampeonato del mundo; es algo que no nos esperábamos porque cuando empecé la temporada no sabía cuánto tardaría en recuperar el nivel, y la verdad es que hemos terminado la temporada muy bien y estamos muy satisfechos, ya que ahora sé que estoy otra vez en la élite y a ver si el año que viene podemos mejorarlo”.

Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí