domingo, 30 de noviembre de 2014

El Team Vestas Wind se va al Carajo

El Team Vestas Wind, embarrancado, avistado desde el Team Alvimedica. Foto: Amory Ross

El primer accidente de gravedad de esta Volvo Ocean Race lo ha protagonizado el barco danés Team Vestas Wind, y en esta ocasión no ha sido un problema de material como había ocurrido anteriormente en barcos como el Dongfeng o el Mapfre, sinó que tiene toda la pinta de ser un error humano del equipo que lidera Chris Nicholson, que literalmente se comió un arrecife cerca de las costas africanas de Isla Mauricio.

Afortunadamente no hubo daños personales de ningún tipo, la mejor noticia de esta desgracia, en la que el Team Vestas Wind encallaba junto al banco de Cargados Carajos (a 430 kilómetros al noroeste de Mauricio), un trozo de tierra en mitad del Océano Índico, y que no tiene excusa posible de si el arrecife y el islote se ven o no, está marcado en todas las cartas náuticas, tanto en las de papel (las primeras datan de los siglos XV y XVI) como en los modernos y actuales plotter GPS y radares que llevan estos barcos.

En la zona hay cerca de 20 islotes como este, con lo que el Team Vestas Wind navegaba por un auténtico campo de minas.

¿Qué debió pasar a la tripulación del Vestas Wind para no ver que estaban navegando encima de una isla? Por ahora nadie ha sido capaz de explicarlo oficialmente, ni la Volvo Ocean Race, ni del propio el Team Vestas Wind.

Después de dar el aviso de emergencia, el Team Alvimedica, que era el que estaba navegando más cerca del Team Vestas Wind, se dirigió hacia la Isla de Cargados Carajos por si había que socorrer a la tripulación danesa, pero finalmente no hizo falta. Los miembros del Vestas Wind abandonaron el barco -que había sufrido una importante vía de agua en la popa y la rotura de sus dos timones-, con las balsas salvavidas y se dirigieron hasta la isla después de caminar con el agua hasta las rodillas, para llegar a tierra firme. Ahí esperaron la llegada del servicio de salvamento. A partir de ahí se ha puesto en marcha la logística para rescatar a la tripulación, aunque esta está en tierra firme y del Volvo Ocean 65, que sigue embarrancado. No va a ser fácil ya que habrá que levantarlo con una grúa y transportarlo en un carguero hasta un punto donde puedan verse los daños reales e intentar recuperarlo para intentar volver cuando antes a la vuelta al mundo. Además se encuentra en uno de los lugares más recónditos del planeta, con unas comunicaciones muy limitadas. Se habla que se perderá evidentemente lo que resta de esta etapa que partió de Ciudad del Cabo y finalizará en Abu Dhabi, la tercera con final en Sanya y la cuarta en Auckland. En el puerto neozelandés podría volver a incorporarse a la vuelta al mundo, pero todo esto ahora mismo son especulaciones y hasta que no se reflote el barco y se valoren los daños, se podrá confirmar todo como cierto.

Una pena, pero dentro de lo malo, ha sido lo menos malo.

Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí