domingo, 9 de noviembre de 2014

Los estragos del Ron

Momento del dramatico rescate en helicóptero de Pierre Antoine tras la caida de un rayo.

La Route du Rhum ha cumplido su primera semana de navegación. Desde que el domingo 2 de noviembre partieran cerca de un centenar de barcos desde Saint-Malo, puerto situado en el Canal de la Mancha, con destino a Guadalupe, el Caribe, con un recorrido de 3.542 millas náuticas, 23 han sido los barcos que han dicho adiós de forma prematura. Prácticamente un 25% de la flota y casi todos durante las primeras 24-48 horas.

Y es que una regata en la que se cruza el Atlántico en Solitario es muy exigente, y si además en las primeras horas la flota se encuentra con vientos de más de 30 nudos, olas de varios metros y muchos mercantes, la peligrosidad aumenta considerablemente.

No es un hecho inusual, ya que en otras regatas de índole parecida, sea el caso de la Transat Jacques Vabre, la Transat 650 e incluso la Vendée Globe, pasa que en los primeros días siempre alguien tiene que abandonar debido a accidentes y/o roturas. En este caso ha habido un poco de todo y algunos de los favoritos han dicho adiós prematuramente a la regata.

Desde choques nocturnos, como el sufrido en la primera noche por el maxi trimarán Sodebo de Thomas Coville contra un carguero –que prácticamente lo partió en dos-, a la caída de un rayo a la altura de Finisterre sobre el Multi 50 Olmix de Pierre Antoine; en esta misma clase de multicascos el Maître Facque de Loïck Fequet vio como se le desintegraba literalmente parte de la proa de uno de sus flotadores.

También ha habido abandonos de ilustres y experimentados regatistas solitarios, caso de los IMOCA 60 PRB de Vincent Riou y del Votre nom Autor du Monde de Bertrand de Broc, dos experidmentados vueltamundistas de la Vendée Globe.

Uno de los más tristes, por la situación fue el del GDF Suez de Sebastien Rogues en Class 40, triste por lo de injusto de la situación. El GDF Suez navegaba en cabeza de la flota, cuando fue alertado por la organización del accidente sufrido por el Olmix. Al ser el barco que más cerca estaba tuvo que modificar su trayectoria para ir en auxilio de Antoine. Una vez el regatista accidentado fue rescatado, Rogues siguió su ruta pero ya había perdido el liderato, y a las pocas horas era él quien tenía que retirarse debido a una rotura. Otros como el Sensation Class 40 de Marc Lepesqueux perdió la quilla o el Serenis Consulting de Jean Golfione se comió una boya meteorológica destrozando medio barco y el último en caer fue el Cat Phones de Conrad Humpreys que perdió el palo a 380 millas de Azores.

El Class 40 al ser la más numerosa también es la que más probabilidades tenía de de causar bajas, nueve. En la categoría Multi 50, seis; en Rhum, cinco; en IMOCA 60, dos y en Ultime, una.

Precisamente estos últimos llegarán en las próximas horas, al ser los maxi trimaranes los más rápidos, a otros les queda aún más de la mitad del recorrido, sobre todo a los Rhum y Class 40, donde el único español en liza, el catalán Alex Pella a bordo del Tales II Santander, es segundo a muy poca distancia del líder, el Otio-Bastide Medical de Kito de Pavant.

Sin duda una regata exigente y espectacular a la vez. Y atención que podría haber nuevo récord en tiempo real ya que el Banque Populaire de Loïck Peyron estaba en números para ello, si es así, lo comentamos en el próximo post.

Por cierto si queréis estar enterados de lo que pasa en la Route du Rhum y de las principales regatas oceánicas, os aconsejo leer el blog de Dury Alonso, Pontoon.

Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí