.

.
.

martes, 16 de junio de 2015

Rodríguez carga al CSD los males del Mundial

Cardenal, presidente CSD, con De la Serna, alcalde, y Rodríguez Santos, presidente RFEV.

El vice-presidente económico de la RFEV y hermano del presidente, Javier Rodríguez Santos, ha enviado una carta al Director de El Diario Montañés, en la que ha querido dejar patente que si el Mundial Santander 2014 ha tenido el desfase presupuestario de 316.000 euros no ha sido por culpa de la federación, sino que ha sido en gran parte a causa de la retirada de la subvención inicialmente prevista por parte del Consejo Superior de Deportes de 1.800.000 euros.


Rodríguez Santos dice mandar la carta a nivel personal, pero la firma como vice-presidente económico de la RFEV y está colgada en la web oficial de la federación, habla de “que el CSD se descuelga de los suyos sin dar más explicaciones” y acusa al organismo del estado de que “La ausencia de esa financiación en su día comprometida, que destruyó la base económica sobre la que se asumieron concretos compromisos por la RFEV” y critica que ahora el CSD pretenda ahora “revisar los fondos aportados por otros”.

Esta es la carta íntegra que de Javier Rodríguez Santos mandó al director del Diario Montañés fechada el 11 de junio:

Sr. Director,

Me refiero a la información aparecida en su periódico el día 8 de junio titulada “El CSD afirma que el desfase del mundial podría ser de 400.000 euros”, sobre la que quisiera hacer unos comentarios, a título estrictamente personal, por si pueden ser de interés para sus lectores.

La información se refiere al resultado de la auditoría encargada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) a la auditora BDO relativa a los ingresos y gastos del Mundial de Vela desde el ejercicio 2010 hasta el 2014 y consiste en que, frente a los 316.000 euros de déficit que la Real Federación Española de Vela (RFEV) refleja en sus cuentas, el CSD estima posible que se llegue a los 400.000 euros.

Una breve historia económica del mundial comenzaría cuando las instituciones interesadas: CSD, Comunidad Autónoma de Cantabria y Ayuntamiento de Santander, firman un protocolo en el que se comprometen a aportar 2.200.000 euros cada una para la realización del proyecto, si bien el CSD aportaba a “fondo perdido” 1.800.000 euros y otros 400.000, como préstamo que le sería devuelto por la RFEV al término del campeonato (por tanto el déficit de la RFEV ya estaba previsto que fuera de 400.000 euros).

Con estos presupuestos, la Asamblea de la RFEV aprobó en 2011, la firma de los contratos y compromisos de obligaciones, con la ISAF, con los arquitectos y constructores de la duna, etc. Posteriormente se incorporan al esquema de financiación empresas privadas, singularmente el Banco de Santander, Loterías del Estado, Freixenet, etc.

A la hora de los actos y fastos del evento, éstos se protagonizan por los representantes de todas las instituciones teóricamente financiadoras, sin embargo, a la hora de hacer efectivos los compromisos, el CSD se descuelga de los suyos sin mayores explicaciones.

La ausencia de esa financiación en su día comprometida, que destruyó la base económica sobre la que se asumieron concretos compromisos por la RFEV, ha sido la causa de las dificultades financieras con que se ha desarrollado el evento. Quizá sea del interés de los ciudadanos de Santander conocer que el protagonismo del CSD en los fastos del evento y en la fiscalización, implícito en la noticia a que me refiero, no tiene fundamento en los fondos aportados por ésta institución, que no ha pagado nada, sino que pretende revisar los fondos aportados por otros, la Comunidad Autónoma, el Ayuntamiento y las instituciones privadas, a quienes corresponde acreditar, en mi modesta opinión personal, todo el protagonismo sobre la financiación y los resultados del Campeonato del Mundo Santander 2014. En honor a la verdad, me permito, por tanto, remitirle estos comentarios, a título estrictamente personal.

Atentamente,

Javier Rodríguez Santos
Vicepresidente Económico RFEV

Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí