.

.
.

viernes, 3 de julio de 2015

Un modelo de presidente

El presidente de la RFEV, José Ángel Rodríguez, está encantado consigo mismo. Foto: Europa Press

En medio de la tempestad económica, deportiva y social en el que se encuentra inmersa la Real Federación Española de Vela, su aún presidente José Ángel Rodríguez, se ha destapado con unas declaraciones a Europa Press en donde defiende su gestión y en la que hace cero autocrítica, diciendo que se le acusa de “opaco” cuando según él es el que “mejor cumple” la Ley de Transparencia y como defensa utiliza el ataque contra diestro y siniestro. Niega que al equipo olímpico le falten ayudas y que“están al día en sus cobros”, justifica la destitución del director olímpico “por falta de resultados deportivos” y sobre el hecho de ser un presidente profesional, se ampara que así lo aprobó la asamblea en junio de 2013.


Está claro que Rodríguez Santos no vive en este mundo, o al menos así lo deja entrever por sus declaraciones a la agencia de noticias. Muchas son las perlas que ha dejado, en un momento crítico a todos los niveles, aunque si hacemos caso a lo que dice de él mismo, estaríamos ante el mejor presidente de la vela española de la historia. Pero por mucho que intente, a estas alturas ya nadie se lo cree.

Un presidente al que en la última asamblea no se le aprobó el acta de la asamblea anterior, es decir la de 2014; las cuentas del año pasado por no estar auditadas, por mucho que diga, ni el presupuesto de 2015; pues poca defensa tiene.

Para empezar Rodríguez se presenta con una especie de alegato y una víctima ante la sociedad:“Los argumentos esgrimidos en la moción de censura me causan una absoluta indefensión porque son tan genéricos y tan demagógicos que es imposible responder de forma explícita. Dicen que mi gestión "raya la ilegalidad". Eso, ¿qué significa? Es curioso que se me acuse de opaco cuando somos la federación deportiva española que mejor cumple la Ley de Transparencia”. 

Sobre la moción de censura que le presentó la Presidenta de la Cántabra,  Julia Casanueva, el día 19 de junio, y que rechazó por “defectos de forma y fondo” una Comisión Ejecutiva que él preside y en la que es juez y parte.

En cuanto a la falta de rigor de los números federativos y las cuentas afirma que“de esto puede dar fe la propia señora Casanueva. Cualquier aspecto relativo a la contabilidad, gestión o dirección de la actividad federativa, incluido el Mundial, ha estado a su disposición cuando lo ha pedido”. Sí, por esto la cesó, por pedir documentación incómoda para él.

“¿Qué sentido tiene aprobar unas cuentas que no están auditadas por el CSD? Durante la Asamblea General de 2014 me comprometí a que las cuentas, por primera vez en la historia de la RFEV, llegarán auditadas para su aprobación, esperando a la auditoria del CSD. Pero para esto es necesario pasar la fecha de celebración de la Asamblea al último trimestre del año. El CSD manda la auditoria en el mes de septiembre”. Efectivamente, pero tenía obligación de presentar las cuentas auditadas a la asamblea con cargo a la RFEV y no lo hizo, con lo que su argumento no se sostiene por ningún lado. Pero él sigue erre que erre: “Se dice que incumplo de las normas de Buen Gobierno. ¿Qué incumplimiento? Se me acusó y el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) dictó resolución absolutoria en favor mío”.

“Una federación que maneja un presupuesto de unos 4 millones de euros no puede estar gobernada por alguien que no le destine su tiempo al completo. O ponemos a un jubilado o a un millonario, o pagamos a un gerente que cobrará lo que un presidente profesional o más”. Pues hasta la llegada de Gerardo Pombo, primer presidente profesional de la historia, la RFEV manejaba un presupuesto mayor que ahora y ni Miguel Company, ni Arturo Delgado ni Fernando Bolín eran presidentes profesionales ni a tiempo completo, tenían sus trabajos y gestionaban la federación junto a los profesionales de la casa, técnicos y administrativos. Lo que pasa que cobrando más de 100.000 euros al año, caso de Pombo y de Rodríguez, ellos sí se han hecho millonarios ocupando el puesto de presidente.

Los regatistas se quejan que no les llega el dinero, y él lo niega y que “deportistas y técnicos están al día en sus cobros” y que “hay que distinguir entre las becas ADO y lo que perciben dentro del programa olímpico, que se abona con arreglo al presupuesto de la RFEV. Es cierto que hay meses que se abona con retraso, pero ello viene dado por el momento en que la Federación recibe las subvenciones del CSD. Nuestro deporte tiene la mayoría de su actividad olímpica en los cuatro primeros meses del año y el desfase de tesorería hace que la RFEV no tenga liquidez en ese primer trimestre”. Pues hay una campeona olímpica a la que se le adeudan 6.000 desde hace medio año y aún no los ha cobrado. Y también ha negado que nadie del equipo ha dejado de ir a ninguna competición por falta de presupuesto: “No es verdad. Tampoco que el dinero que el CSD destina a los deportistas no les llega. Es otra afirmación sin fundamento que se dice alegremente, por ignorancia o por mala fe. Las subvenciones públicas tienen carácter finalista y las federaciones no podemos variar su destino”. Me parece que esto no lo van a compartir los regatistas del equipo pre-olímpico.

Aunque a Toni Ripoll aún no se le ha notificado oficialmente su cese como director olímpico, lo cierto es que este mes ya no lo ha cobrado y el presidente argumenta la destitución del entrenador con más medallas olímpica de la historia –cinco- insinuando que no es un buen profesional: “por los malos resultados deportivos” y “porque no pasaba informes, programas, planes o algo que mantuviera al presidente y demás órganos de gobierno informados de la marcha del equipo” y prosigue “recibimos la mayoría de la información por la prensa y por internet. En definitiva, no cumplía el contrato y hemos decidido que cesara. ¿Y Roy Alonso? Ha sido despedido por un expediente disciplinario que ha terminado con despido”.

Y no faltó la chinita al secretario de Estado Miguel Cardenal, que por cierto es el que le mantiene en el cargo, con respecto al Mundial de Santander al que acusan de todos los males habidos y por haber: “Los problemas surgieron porque el anterior Secretario de Estado, don Albert Soler, aprobó dos partidas para el Mundial que sumaban 2,2 millones de euros. El actual secretario de Estado, don Miguel Cardenal, retiró esas partidas. Al no existir esos ingresos, decidimos recortar gastos”.

Después de leer todas estas declaraciones, y con un presidente tan modélico como este, no entiendo como aún hay quién quiera que deje el cargo y las reiteradas quejas de los deportistas. Sinceramente creo que son infundadas.

Yo le incluiría como referencia y estudio de gestión económica y administrativa en las mejores universidades. No se a que esperan los de IE, ESADE e IESE para que hagan un MBA al respecto. Bien podría ser el protagonsta de este vídeo, le tienen muy cerca, y están desaprovechando una oportunidad única. 



Ya están tardando.

Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí