.

.
.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Escabechina para ir abriendo boca

Nautipark de Frédéric Denis ocupa la segunda posición en Prototipos. Foto: Jacques Vapillon

Mientras los primeros barcos ya han pasado por Cabo Finisterre y remontan la costa portuguesa, el Golfo de Vizcaya ha sido muy duro para otros de los participantes en la Mini Transat. Cuando apenas llevan cuatro días de regata, ya hay una criba importante con numerosos regatistas y barcos con problemas que les están obligando a realizar paradas técnicas y médicas, algunas de las cuales podrían ser definitivas.





Algunos de los casos conocidos son el del francés Romain Mouchel que tiene una herida importante en una mano y tomó rumbo a Lorient, para ser tratado; su vuelta a la regata no está confirmada. Gilles Avril podría haber partido el palo, con lo que también puede haber dicho adiós a la Mini Transat.

Gijón es otro de los puertos al que se dirigen algunos de los damnificados, caso del navarro Carlos Lizancos y de Florian Lakeman, este último ya ha confirmado su abandono por enfermedad.

A Coruña también se prepara para recibir a Maxime Eveillard para reparar problemas en su aparejo y el alemán Dominik Lenk y el ruso Yuri Firsov también parece que pararán, aunque no se sabe aún en qué puerto español lo harán.

Sin duda un comienzo complicado de Mini Transat para algunos, en la que es una de las regatas mucho más duras de lo que uno se podría imaginar.

Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí