.

.
.

martes, 6 de octubre de 2015

Hoy toca Moción de Censura

José Ángel Rodríguez es el presidente de la RFEV.

Estamos a las puertas de una jornada histórica, sobre todo por ser la primera vez que un presidente de la Real Federación Española de Vela es objeto de una moción de censura. La presidenta de la Federación Cántabra de Vela, Julia Casanueva, es la cabeza visible de un grupo de presidentes de federaciones territoriales y clubes náuticos que han dicho basta a la nefasta gestión económica y deportiva que vive el ente federativo.




Chapuzas a domicilio, despidos de la cúpula técnica con el director olímpico y el juvenil a la cabeza, a los que acusan de no cumplir con sus obligaciones, y todo para intentar tapar un déficit de gestión del propio presidente, José Ángel Rodríguez.

El día 6 de octubre está convocada la moción de censura en la que la misma Asamblea que hace poco menos de tres años eligió a Rodríguez, ahora es la encargarle de decirle que se vaya. Pero no se crean que Rodríguez se lo va a poner nada fácil, aún teniendo a la mayoría en contra. Como siempre, las leyes están puestas para la mayor comodidad del que está dentro y en una moción de censura, el que la pone tiene que tener los cabos, nunca mejor dicho en este deporte, atados y bien atados.

Avalaron esta moción de censura cerca de 40 asambleístas. De acudir todos estos, la moción estaría ganada por los opositores, pero la cosa no es nada fácil. Primero porque la votación se hace en función del número total de asambleístas, estén o no presentes en la sala. De estas forma, asambleísta que no va, es un voto favorable al presidente. Esto quiere decir que para que Casanueva gane la moción de censura tienen que votar a favor de ella de forma presencial como mínimo 39 miembros de la Asamblea. De no ser así, Rodríguez Santos seguirá siendo presidente. Y para complicar más las cosas a los posibles asistentes, la Asamblea General Extraordinaria ha sido convocada un día laborable (martes) a las 9 de la mañana, con lo que los que no son de Madrid y alrededores –la minoría- si quieren estar presentes tendrán que hacer noche en la capital, con todo lo que conlleva.

¿Qué habrá hecho para que esto sea así? Pues muy fácil, los recursos de los que disponía, que cada vez eran menos, más la hipoteca que suponía el Campeonato del Mundo 2014, tuvo que elegir entres sus intereses o los del deporte. Esta combinación ha provocado que la federación esté sumida en la ruina total. Rodríguez ha ido durante todo este tiempo a la suya y a la de su entorno más cercano, y ahora algunos de los que seguro esperaban más, quieren cobrarse su parte.

Aunque lo intuyo, y si no hay sorpresas de última hora –que en este caso no hay que descartarlas-, vistos los hechos, deberían ser una mayoría los asambleístas que apoyaran la moción. Llegado a este punto y después del descontento generalizado, Rodríguez, moralmente y si tuviera dignidad, habría dimitido.


Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí