.

.
.

domingo, 10 de enero de 2016

Bob Oatley inicia su última travesía

Bob Oatley, a la rueda del Wild Oats, junto a su hijo deportivo, Mark Richards.

El que haya sido probablemente el mayor armador australiano de la historia, Bob Oatley, owner de la mítica saga de barcos super maxis Wild Oats, ha fallecido este 10 de enero de 2016 a los 87 años de edad. Y lo ha hecho pocos días de que su barco participara pero no finalizara la Rolex Sydney-Hobart.

Apasionado del mar, de los barcos y de la vela, había participado en varias ediciones de la regata que separa el continente australiano de la isla de Tasmania, aunque en las últimas ediciones veía salir a su juguete y les esperaba después de Hobart para darles la bienvenida.

Su Wild Oats XI tiene en su haber desde 2012 el récord en recorrer las 628 millas náuticas que separan Sydney de Hobart, batiendo su propia marca y dejándola en 1 día, 18 horas, 23 minutos y 12 segundos, con el catalán Joan Vila en el equipo de estos últimos años. Después de ganar la regata en los años 2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2012, 2013 y 2014, no ha podido ver como su barco la ganaba en 2015 después de sufrir una avería que le dejó fuera de juego en las primeras horas.

El Wild Oats XI saliendo de la bahía de Sydney.

Brillante en los negocios –principalmente en el vinícola- y en el deporte –la vela-, hizo un amago de participar en la próxima edición de la Copa América, la que soñó en recuperarla para Australia, llegando a ser el Challenger of Record de la próxima edición, pero el año pasado decidió renunciar a ello.

Veremos qué pasa a partir de ahora con la saga de los Wild Oats, una vez falta el patriarca restará ver si sus herederos quieren seguir con la afición y la memoria de su padre o como muchos proyectos mueren con su armador.

El mundo de la vela y especialmente en la próxima Sydney-Hobart, esté o no el barco, a Bob Oatley se le echará de menos.