.

.
.

martes, 19 de enero de 2016

La vela no puede permitir el antisemitismo

El equipo israelí no pudo participar en el Mundial Juvenil celebrado en Malasia. Foto: Sail-World

Hay cierta preocupación en la Federación Internacional de Vela, perdónenme, pero me cuesta aún llamarle World Sailing a la antigua ISAF; por el hecho que ha habido dos mundiales, celebrados a finales de 2015, que han dejado a los regatistas de Israel sin poder competir por razones ideológicas, religiosas, políticas o cualesquiera de las formas que se les quieran dar. Esto es una auténtica barbaridad y creo que el máximo organismo internacional no debería permitir esto, no con Israel, sino con ningún país del mundo.


Primero fue el Mundial de RS:X celebrado el pasado mes de octubre en Omán. Los regatistas israelíes se inscribieron en un primer momento con total normalidad, pero el problema surgió cuando las autoridades omaníes no tramitaron el permiso a los miembros de seguridad israelí, el Shin Bet, con el que siempre viajan los deportistas israelitas. En un primer momento la federación israelí anunció que no mandaba a sus tres windsurfistas, pero 24 horas más tarde rectificó, y fue cuando las autoridades omaníes les denegaron el acceso aduciendo que les había caducado el visado y no había tiempo para emitir unos nuevos antes del Mundial. Solo uno de ellos, la regatista Ma’ayan Davidovich consiguió entrar y participar al tener también pasaporte austríaco, contratándose seguridad privada. La Federación Internacional le permitió participar pero sin la bandera israelí, al haber accedido por otro país.

La israelí con pasaporte austríaco, Ma'ayan Davidovich, en el Mundial RS:X en Omán, sin bandera. Foto: J. Renedo

El segundo caso fue hace apenas un par de semanas en Malasia durante el ISAF 2015 Youth World Championship, cuando las autoridades del país del sudeste asiático no permitieron competir a tres regatistas de Israel. En noviembre de 2011 le fue concedido este mundial juvenil al país malayo. En marzo de 2015 se abrió el plazo de inscripciones y la federación israelí inició el trámite para los visados de dos regatistas y un entrenador. A partir de ahí va pasando el tiempo y dos semanas antes del campeonato, el día 16 de diciembre, la federación malaya impone a los israelíes condiciones como que solo pueden entrar en el país para participar exclusivamente en la regata y si lo hacen no pueden exhibir ni la bandera, ni logos, ni colores de Israel y restricciones en su viaje y en las compras que puedieran realizar en el país.

El día 24 de diciembre la federación israelí anunciaba oficialmente que sus regatistas no participaran en el ISAF 2015 Youth World Championship.

Estas dos situaciones contradicen el Artículo 6 al que están sujetos los miembros de la Federación Internacional, en el que ninguno de los miembros puede discriminar por temas de religión, género, discapacidad física o afiliación política. Y esto es lo que ha ocurrido en estas ocasiones. Además de grave, lo preocupante es que el 2016 Youth World Championship es en Omán, que es uno de los dos países que ha impedido la participación israelí en una regata mundial y promovida por la World Sailing.

Un año queda por delante para arreglar el tema, de no ser así, creo que no deberían celebrarse campeonatos de este nivel en países que discriminan por cualesquiera de estas razones.

Papelón el que tienen por delante los de la internacional, porque el tema es muy grave.