.

.
.

miércoles, 27 de enero de 2016

Valencia desmonta su pasado

Trabajos de desmontaje de la base de Luna Rossa en Valencia.

Hubo un tiempo no muy lejano que Valencia fue la capital de la vela mundial. Del año 2003 al 2008 fueron años dorados para la ciudad, gracias a la celebración de la 32 Copa América se convirtió en un centro deportivo, de negocios, de ocio. Valencia se modernizó , creció y se multiculturalizó.

La Copa América podía haber seguido en Valencia, la había ganado Alinghi en 2007, que todo sea dicho se encontraba muy cómodo en la que convirtió su casa. Pero no solo ellos, sino muchos otros equipos, regatistas, técnicos, diseñadores y así un largo etcétera de gentes que empezaron a montar su vida en la capital del Turia. Pero unos descerebrados se encargaron de cargarse por ambición y egoísmo personal lo que podía haber seguido siendo una fuente de riqueza, trabajo y vida durante al menos tres años más, que además hubieran coincidido con los del inicio de la crisis, lo cual seguro que hubiera sido un pequeño bálsamo para la zona.

Gracias a la Copa América aquella la Avenida del Puerto y la Malvarrosa cambiaron radicalmente de cara y se creó un puerto con unas bases espectaculares que dieron un color y una salida al mar que Valencia nunca hubiera soñado.

Esto hace años que se ha acabado. Quedaron unas bases que dieron un formato arquitectónico y visual a la ciudad que dejaron patente que allí había habido un evento deportivo y cultural de grandes dimensiones, como pudo pasar con Barcelona y Sevilla con los Juegos Olímpicos y la Expo92.

Una vez los equipos empezaron a abandonar la ciudad y las bases porque todo había acabado, y visto el poco interés institucional para reactivarlas aunque fuera para otros servicios, se dejó que fueran muriendo poco a poco, cuando podían haber sido un centro turístico, comercial y financiero de la ciudad. Pero no, los políticos de uno y otro color, han preferido que se desmantele todo y la memoria de que la Copa América pasó por Valencia acabe desapareciendo, hasta lo que fue el llamado originalmente Port America's Cup, ha pasado a llamarse Marina Real Juan Carlos I.

Las bases han sido un icono urbanístico de la ciudad, y seguro que se les podría haber dado otro uso aunque fuera para mantener la memoria de que alí se celebró una regata como la Copa América, que es mucho más que una competición deportiva.