.

.
.

miércoles, 3 de febrero de 2016

El sueño de Dídac de la Vendée está cerca

Selfie de Dídac Costa a bordo del One Planet, One Ocean, en la última BWR.

La Vendée Globe, la vuelta al mundo a vela en solitario, probablemente la regata más dura que pueda existir, ya no solo física, sino también psicológicamente ha puesto el reloj de salida marcha atrás hasta el 6 de noviembre, día de la salida. Este miércoles ha sido presentada en París con los honores que merece y se ha publicado la lista de 27 patrones confirmados y cuatro más que están inscritos oficialmente para completar los 30 barcos, que es el máximo que permite la organización. Y en esta lista está el catalán Dídac Costa.


Dídac, que junto con Aleix Gelabert, dió la vuelta al mundo a dos a bordo del One Planet, One Ocean & Pharmaton, está a expensas de confirmar su inscripción definitiva de dos temas, uno realizar las 1.500 millas en solitario y otro de acabar de completar su presupuesto –es decir cerrar el patrocinador definitivo- para poder competir en condiciones de éxito. El barco ya lo tiene, el viejo Kingfisher con el que participó en la pasada Barcelona World Race y que tan bien conoce. Ciertamente no es un barco ganador, pero sí será si finalmente se confirma, uno de los barcos con mayores garantías de acabar.

A ganar ya saldrán otros como Jean-Pierre Dick, Jean Le Cam, Kito de Pavant, Armel Le Cléac’h o Alex Thomson, entre otros; auténticos veteranos de esta regata.

Costa, introvertido y humilde, no es de los que le gustan los aspavientos, sino que él trabaja desde el silencio y la sencillez, como grandes virtudes. Y ahí está, en la lista con estos grandes, ojalá pueda confirmar pronto su participación, esto sería una gran noticia para la vela de este país.

Actualmente combina su trabajo como bombero con entrenamientos en Francia con los Figaro, donde no pierde el tiempo y sigue dedicándole horas y horas a lo que más le gusta, la navegación en solitario.

Nada más acabar la Barcelona World Race, en la rueda de prensa nada más pisar tierra lo dijo: ¡Mi sueño sería estar en la próximo Vendée! Ahora lo tiene muy cerca.