.

.
.

viernes, 29 de abril de 2016

El Salón de las experiencias*



Estamos a las puertas del que es probablemente el salón náutico, de los varios que se celebran en España, más innovador y el que de buen seguro acabará, si no lo hace ya, marcando tendencia. Me refiero al Salón Náutico de Dénia.

Dénia, como ciudad, no es una gran capital como pueden ser Barcelona o Palma. Sí, es la capital de la comarca de la Marina Alta, no tiene un aeropuerto internacional, sí un buen puerto de pasajeros que van y viene de Baleares y también tiene Marina de Dénia, la que es sin duda la que actualmente es la que más vida tiene: Vela, Montonáutica, Gastronomía, Simposios, y así un sinfín de actividades que hacen que esté permanentemente en el candelero y en primera línea de mar y de fuego.

El Salón Náutico de Dénia tiene la virtud de ser polifacético, cierto es que otros como el de Barcelona por su historia y situación geográfica de ciudad y puerto, pueda tener sus expectativas más puestas en sectores más dedicados a los barcos grandes, como pasa en el de Palma, con una visión probablemente más elitista.

En Marina de Dénia es posible encontrar todo tipo de ambientes náuticos, y la proximidad del visitante con el expositor y el organizador es mucho más cercano que lo que pueda pasar en otros salones o ferias que buscan la inmediatez. Dénia busca atraer público de fuera pero también busca involucrar al habitante de la ciudad, que se acerquen a una marina en pleno centro y que ofrece durante las fechas del Salón Náutico multitud de actividades y acciones para adultos y para niños. La última iniciativa de Gabriel Martínez ha sido el de involucrar a Lizarran con un taller infantil de “Pinchos y medio ambiente” con la colaboración de la Fundación Ecomar o combinar náutica y golf en La Sella Golf Resort, lo que puede acabar siendo un fin de semana de ensueño para los amantes del deporte, el turismo y el ocio.

Gabriel Martínez, director de Marina de Dénia, lo define como “el salón de las experiencias”. Y es que un año más sigue marcando tendencia y creciendo poco a poco y apostando para que la náutica ya sea de ocio o deportiva, tengan un sitio en el que poder estar, con un salón abierto, y en el que cada vez más empresas y marcas se han dado cuenta del potencial de presente y de futuro.