.

.
.

jueves, 21 de abril de 2016

Soluciones salomónicas

Las tripulaciones de 49er empezarán de nuevo el proceso de selección para Río.

La selección olímpica para Río está dando mucho de sí. En realidad esto tampoco es nuevo, desde los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976 que siempre ha habido polémicas a la hora de formar la selección. Y en esta ocasión no iba a ser la excepción.

Recursos, abogados, interpretaciones, todo metido en un mismo saco en el que primero el Comité de Selección Olímpica y después la Junta Directiva de la RFEV han tenido que tomar soluciones y como se sabe a los Juegos Olímpicos solo puede ir uno, y siempre hay quién se siente perjudicado y por el contrario, otros beneficiados.

Varias horas de reunión para tomar decisiones que acaba condicionando el presente y el futuro de la vela olímpica española. Tres recursos resueltos, para bien o para mal, pero solucionados y cerrados.

De los tres recursos presentados, dos fueron desestimados, el de Iker Martínez, que tras el accidente en el Mundial de Nacra 17 que le dejó fuera en aquél campeonato y en el Sofía, quería alargar la selección. El de Onán Barreiros y Juan Curbelo que consideraban que Jordi Xammar y Joan Herp no habían cumplido los mínimos, aunque les habían superado por un punto en 470 Masculino, y uno estimado parcialmente, en 49er en el que se habían clasificado inicialmente los hermanos Alonso y se ha decidido repetir la selección después que la primera regata de selección no había sido aprobada por la Comisión Delegada previa a la celebración del Mundial de Argentina, y ahora el Comité deberá elegir que dos regatas serán de calificación a la que optarán los Alonso y Diego Botín y Iago López.

Soluciones y decisiones salomónicas, puestas sobre la mesa y votadas por la Junta Directiva.

Me imagino que no son soluciones fáciles de tomar, pero no queda otra. En Nacra 17 –aunque queda la regata de Hyères como tercera de selección- y en 470 Masculino, parece cerrado y en 49er está de nuevo totalmente abierto.