.

.
.

martes, 31 de mayo de 2016

El Soling sigue existiendo...en Madrid

Bonita estampa de la flota de Soling en el Pantano de San Juan. Foto: P. Portas

Cuando un barco ha sido en algún momento de su vida olímpico y deja de serlo, tiene dos opciones o es una clase muy potente, pongamos por ejemplo el Star -que sigue teniendo su lobby-, o el Europe -gran barco por cierto-. O bien puede acabar en el ostracismo, caso del Yngling o el Elliot.

El Soling, barco quillado de tres tripulantes, con una eslora de 8,20 metros, fue olímpico desde Munich 1972 a Sydney 2000. Barco real, por el que pasaron entre otros además del Rey Felipe –otrora Príncipe- junto con Fernando León y Alfredo Vázquez, a otros nombres míticos en la vela mundial, desde algunos de los hermanos Doreste –Luis y Noluco-, a Domingo Manrique, David Vera o internacionalmente nombres como los de Jochen Shuemann o Jesper Bank, entre otros.

Para triunfar había que ser un especialista navegando primero en flota y luego en match race. Barco que se quedó antiguo, pero muy completo.

Salida de una prueba con el Soling de Alfonso Colón, José Luis de la Viña y Manolo Puerta en primer término.

Esta flota de Soling quedó viva en países escandinavos, de donde es originario y en el centro de España, en el Real Club Náutico de Madrid, situado en pleno Pantano de San Juan, entre San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Mata. Lugar idílico y en donde hay una flota de Solings que supera la decena.

Allí se disputan las Copas y Campeonatos de España, para que moverlos si todos los que hay operativos en España están ahí. Y en ellos navegan los clásicos del Náutico de Madrid: Álvaro Payá, Alfonso Colón de Carvajal, José Luis de la Viña, Manuel Puerta, Carlos Elosegui, Adrián Dupuy, Jaime Alonso Allende, Federico Linares, Jaime Alonso Allende, Juan Pablo de Diego, Alfredo Maristany…y así una lista de históricos.

El Soling sigue así vivo en clubes como el RCNM donde mantienen las tradiciones. Y por muchos años.