.

.
.

lunes, 2 de mayo de 2016

¿Se ha perdido el espíritu olímpico?

Las dos únicas tripulaciones españolas de 470 M que navegaron en Hyères. Foto: J. Renedo

Estamos a menos de cien días para el inicio de los Juegos Olímpicos, muchos deportistas se están acabando de jugar su pase a Río 2016. Han sido cuatro años de intenso trabajo, muchas horas, mucho esfuerzo, mucho dinero invertido para conseguir una meta. En vela, injustamente, solo puede haber un barco por país y clase. En épocas pasadas el que quedaba fuera ayudaba al clasificado, fuera o no amigo, fuera o no justa la decisión del Comité de Selección. Esto, está claro que ha cambiado.

Desde que tengo uso de razón no recuerdo una selección olímpica en la que no haya habido una sola queja o disconformidad. Y os puedo asegurar que desde los años 80 he vivido directa o indirectamente las selecciones olímpica. Siempre ha habido casos polémicos, que ahora las redes sociales se han encargado de magnificar y por desgracia, en algunos casos, de distorsionar. Se podrá tener o no razón, siempre depende a través del cristal con el que se mire, la opinión es libre.

Pero después de todo lo que he leído en los últimos días, me quedo con un mensaje de uno de los mitos de la vela española y mundial, José Luis Doreste, del que creo que nadie podrá dudar que su opinión cuenta más que la de cualquiera de nosotros, al menos más que la mía seguro, y en la que después de todo lo que se está escribiendo a través de las redes y algunos medios de comunicación, Doreste hace la siguiente reflexión en su facebook:

“Espíritu olímpico, creo que en España lo hemos perdido. En mi época, una vez se decidía el representante olímpico, los otros candidatos, o se retiraban o se volcaban en ayudar al elegido. He vivido casos como un finlandés, que con la ayuda del 2º, ganó el oro. Percibo que actualmente, al menos en España, no solo no se ayuda sino se ponen palos en las ruedas. Que los no seleccionados acudan a regatas internacionales solo sirve para meter más presión al designado, poca ayuda...señores, la selección se ha acabado, ahora hay que ayudar”.


Y esto lo dice Josele Doreste, que venía de ganar una medalla de oro en Seúl 88’ y cuatro años después se quedaba fuera de los juegos que se celebraban en casa, los de Barcelona 92’. Creo que es una opinión muy a tener en cuenta. Y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Palabra de campeón.