.

.
.

viernes, 27 de mayo de 2016

¿Se ha perdido el respeto por el deporte?*

Artículo publicado en ABC de la Náutica (26/05/2016).

Desde que tengo uso de razón, no recuerdo ni una selección olímpica sin polémica, de mayor o menor calado; pero llegado a este punto de la temporada y a pocos meses para los Juegos Olímpicos hasta cierto punto es normal que crezcan las tensiones entre regatistas, muchos de ellos habiendo llegado a ser no solo compañeros, sino también amigos, y la Federación.

El hecho que solo pueda ir una tripulación por país y clase, uno de los grandes e históricos fallos en este deporte, hace que se queden fuera de las citas olímpicas tripulaciones y regatistas que bien podrían luchar por las medallas y los diplomas, pero es una de las grandes lagunas de este deporte, y que no tiene muchos visos de cambio.

Ahora bien, el grado de tensión que se ha vivido en esta selección olímpica roza el esperpento. Imagino que ahora con internet y redes sociales hace que todo se magnifique más y aquí opinen no solo los implicados, sino que lo hace hasta el tato, con comentarios publicados en redes sociales dignos de estudios psicológicos y en algún caso hasta psiquiátricos. Lo que se ha leído, en algunos casos, es para echarse a llorar.

Aquí todo el mundo opina y da su versión a tenor del viento que sople. Los políticos, en su afán electoralista se han puesto a dar versiones a tenor de lo que les contaba una u otra parte sin contrastar más allá, sobre todo los de ámbito regional y local, que defienden a sus posibles votantes quedándose en localismos y regionalismos de visión corta. He llegado a leer barbaridades del calibre que ha habido actitudes "racistas" por parte de la Junta Directiva de la Federación. Este es el nivel político que tenemos en este país. Y para evitar suspicacias no pongo ningún ejemplo concreto. Solo generalizo.

La segunda parte está en que se ha quedado fuera de la selección ha amenazado con tomar acciones judiciales. Si no me equivoco es en el único deporte que una selección olímpica es amenazada en ser mandada a un juzgado. Imagínense que Del Bosque cuando no selecciona a algún jugador, aunque haya marcado 30 goles en una temporada, sea denunciado ante un juzgado. O que un árbitro que ha pitado un penalti por unas manos fuera del área recibiera una demanda civil. En el fútbol lo tienen claro, quién vaya a la justicia ordinaria, se le retira la licencia ya sea un club o un futbolista. Seguro que si se aplicara en la vela, más de uno se le pensaría dos veces. Y también está claro, que ir a un juzgado implica que la supuesta resolución salga ya más cerca de los Juegos del 2020 que de los del 2016.

A lo mejor habría que ir a lo que hace el fútbol, selección a dedo y se acabaron los problemas de si en la Guía pone esto o pone lo otro, o si es interpretable o no. Decisión técnica y punto. Luego dirían que van estos porque son amigos de no sé quién. Todo puede ser justo o injusto en función del cristal con el que se mire. Y las decisiones técnico-deportivas, por muy injustas que puedan ser o parecer, hay que acatarlas. Si aquí la cuestión es quejarse.

Está claro que de cara a la próxima selección olímpica para Tokio 2020, con la experiencia acumulada en esta ocasión, a los que les toque mandar, esperemos que hayan tomado nota de lo que está ocurriendo y dejen bien atado el sistema de selección. Y si tiene que ser de elección directa que lo sea.