.

.
.

jueves, 26 de mayo de 2016

Una Copa para dos

La 35 Copa del Rey Mapfre, se ha puesto de largo, con novedades importante. Foto: Bernardo Paz

La Copa del Rey Mapfre sigue su proceso de renovación. En sus 35 años de historia se ha ido renovando y en cada edición ha contado con una o más novedades. Este año habrá dos, por un lado la inclusión de los catamaranes voladores GC32 y como clase invitada los Swan 45 y por otro y la más destacada, que habrá dos ganadores absolutos, uno en que saldrá de entre las clases en tiempo real y otra en las de tiempo compensado.


Este modelo de ganador absoluto ya se llevó a cabo en el año 1998 cuando el Estrella Damm de Ignacio Montes de León se llevaba el triunfo ante los grandes proyectos de la época. Ahora el Real Club Náutico de Palma ha querido repetir aquella fórmula, alabada por unos y criticada por otros.

En esta edición se volverá a este formato, aunque los ganadores de cada una de las clases también recibirán su trofeo particular. Será un nuevo concepto en el que hasta el final no se sabrá quienes son los ganadores absolutos de la regata. Puede ser un aliciente a la competición, que cada año busca reinventarse para seguir siendo el reclamo del verano mediterráneo.

Alinghi es uno de los equipos que navega en GC32.

La entrada de los GC32, barcos voladores y que ahora están en alza es otro de los alicientes que tendrá la Copa del Rey de este año. La vela está tendiendo al espectáculo y sin duda este tipo de barcos y conceptos es hacia dónde camina este deporte desde que se pusiera de moda en la pasada Copa América, y ahora demás de los GC32 ha optado por esta opción el circuito de los Extreme.

Los Swan 45 son la clase invitada en la Copa del Rey Mapre de este año.

En cuanto a la clase invitada, el Swan 45, una de las clases mayestáticas y que siempre son un referente en de clasicismo en una regata clásica en el calendario como es la Copa del Rey, que es la que cuenta con el mayor abanico de clases: Maxi 72, IRC, ORC, TP52, X-35, J80 y las nuevas GC32 y Swan 45.

La primera semana de agosto la bahía de Palma volverá a ser el centro de atención de la vela de crucero mundial. De esto no hay duda.