.

.
.

miércoles, 8 de junio de 2016

Pasó el día de los océanos

La bahía de Guanabara, en el océano Atlántico, es una de las más contaminadas del planeta.

Cada día es un día dedicado a algo. No es solo una anáfora, si no que me refiero a que todos los días organizaciones como la ONU, la UNESCO y similares, aprovechas para concienciar al mundo de lo que está ocurriendo. En este caso el día 8 de junio ha tenido sus 24 horas dedicadas al ‘Día Mundial de los Océanos’. Esto viene como anillo al dedo cuando estamos a las puertas de unos Juegos Olímpicos, que se hacen en un océano, en este caso el Atlántico, y sus aguas son un auténtico mar de porquería.

La pasada Barcelona World Race estuvo dedicada precisamente a esto, a la concienciación de la actual situación en la que se encuentran los océanos del mundo. Los aficionados a la vela seguro que han oído hablar de ‘One Planet, One Ocean’, este era el slogan que llevaba el barco de Aleix Gelabert y Dídac Costa en la pasada vuelta al mundo a dos.

Pues eso, que tenemos un planeta que entre todos nos lo estamos cargando. Una simple bolsa de plástico, una lata o una simple colilla, provocan una contaminación brutal. Y no quiero pensar lo que han pasado, pasan y pasarán nuestros regatistas en la contaminadísima bahía de Guanabara en Río de Janeiro.

Según la ONU “los océanos son el corazón de nuestro planeta. De la misma forma que los latidos del corazón hacen que la sangre circule por todo el cuerpo, los océanos conectan a las personas de todo el mundo, con independencia de donde vivan. También regulan el clima, alimentan a millones de personas, producen oxígeno, son el hábitat de una gran variedad de seres vivos y nos proporcionan medicinas y muchos más recursos. Para garantizar la salud de nuestras comunidades y de las generaciones futuras es imprescindible que cuidemos a los océanos con la misma intensidad que ellos cuidan de nosotros.

El lema de este año es «Unos océanos sanos, un planeta sano». Lamentablemente, algunas actividades humanas, como la pesca ilegal, las prácticas de acuicultura insostenibles , la contaminación marina y la destrucción del hábitat y las especies exóticas, así como el cambio climático y la acidificación de los océanos, tienen un impacto negativo sobre los océanos y los mares.

El tema de este año es Océanos sanos, planeta sano, y estamos haciendo un esfuerzo especial para detener la contaminación por los plásticos.

Esta es una amenaza grave porque el plástico se degrada muy lentamente y contamina las vías fluviales durante mucho tiempo. Además, la polución de los plásticos perjudica a la salud de los animales marinos, incluido el zooplancton, pues confunden las micro partículas con alimento, Los científicos temen incluso que tenga efectos dañinos en la salud humana”.

O nos concienciamos entre todos, o morimos con ellos.