.

.
.

lunes, 11 de julio de 2016

El TAS lo deja todo como estaba

Puerta de entrada del Tribunal Internacional de Arbitraje Deportivo (TAS).

Era última hora del pasado viernes cuando el Tribunal Internacional de Arbitraje Deportivo (TAS) hacía pública su incompetencia en los dos recursos presentados por los hermanos Federico y Arturo Alonso y Onán Barreiros y Juan Curbelo, respecto a la selección olímpica para Río 2016.


El TAS no tiene jurisdicción en casos como el que se reclamó, ya en las actas donde se estudiaron los temas del 49er y 470 Masculino, la RFEV remitía a los reclamantes que podían acudir a la justicia ordinaria, en ningún momento se dio la opción del TAS, precisamente por este motivo, por su falta de competencia al respecto, pero tanto los hermanos Alonso como Barreiros y Curbelo optaron por esta opción de arbitraje deportivo, que al final les ha dejado sin más opciones y con el caso terminado y cerrado, como así reza la escueta nota publicada en la web de la RFEV el pasado viernes.

El tema estaba en que antes de acudir al TAS los abogados deberían haber visto cuales son las competencias o no del más alto tribunal de arbitraje de deportivo, ya que ahora lo único que han hecho es hacer perder tiempo y dinero a todos, a los primeros damnificados como son los deportistas, y al ente federativo. Amén de la situación de dudas generadas ante la opinión pública y mediática al respecto.

No es una situación fácil ni agradable para ninguna de las parte, esto parece evidente, ni tampoco para la concentración de unos y de otros ante la eminente participación y representación de España ante los Juegos Olímpicos.

Ahora, para bien o para mal, se ha cerrado el caso y lo único que queda es remar todos hacia la misma dirección e intentar el máximo de éxitos en Río 2016. Al fin y al cabo de los resultados que se obtengan en los Juegos dependerá buena parte del futuro de todos, de unos y de otros, no lo olvidemos.