.

.
.

jueves, 18 de agosto de 2016

Todas las miradas puestas en la vela*

La vela vuelve a estar en el punto de mira olímpico. Fotos: Sailin Energy
La vela de todos los deportes es el que ocupa probablemente el panorama olímpico más extenso en cuanto a días de competición. Empieza con la ceremonia de inauguración y acaba prácticamente con la clausura, con competición todos los días sin excepción. Para ello el calendario está configurado para que las distintas clases participantes vayan iniciándose en la regata de forma escalonada.

Por poner un ejemplo, clases como el RS:X, Laser y Nacra 17 ya han terminado. Las tablas RS:X ya han hecho su entrega de medallas particular. Mientras que los Laser disputarán hoy su Medal Race y los Nacra 17 mañana.

Cierto es que la vela es un deporte que tradicionalmente ha dado metales a España, esto por un lado es un aliciente para los regatistas, pero por otro lado es un componente de stress que hace que si en determinadas clases no hay medalla, pueda parecer un fracaso. Y más que llegados al ecuador de los Juegos Olímpicos la delegación española va más bien escasa de metales. Y todo el mundo mira a la vela como posible salvadora. Esto hace que la gente y los medios de comunicación solo se acuerden de que existe vela cuando llega la cita olímpica, lo cual no deja de ser muy triste.

Hoy comentábamos con unos compañeros cuando veníamos en coche hacia Marina da Glória que los Juegos Olímpicos son destructivos para los deportes minoritarios. Sacando el comentario fuera de contexto, podría parecer que lo dicho es una barbaridad, pero no falta razón a esta afirmación. Cuando se acercan los Juegos Olímpicos la prensa empieza a llamar y a adular a todos los deportistas a los cuales no hecho ni caso los tres años anteriores, a venderles como los héroes nacionales que pueden llegar a ser, pero sin darse cuenta que a veces esto puede llegar a ser hasta contraproducente.

La doble medallista olímpica en vela, Natàlia Via-Dufresne, me comentaba justo antes de los Juegos que lo mejor que podrían hacer los regatistas es olvidarse durante dos semanas de las redes sociales, que son tan buenas para algunas cosas, pero tan perjudiciales para otras.

La primera en acabar ha sido una de las clases en las que había mayores esperanzas proyectada sobre todo en categoría femenina en RS:X con Marina Alabau, oro en Londres. Todo el mundo ya contaba con ella, pero al final por diversos factores, no ha podido ser. También ha acabado su participación otro campeón olímpico, Fernando Echávarri junto a Tara Pacheco que no se han clasificado para la Medal Race e Iván Pastor en RS:X Masculino que se ha quedado una vez más a las puertas de los Diplomas ¿Se acaba el mundo? Pues no. Ahora queda remar para que los que quedan con ‘vida’ puedan conseguir la medalla que no puede faltar en vela, quedan en competición los 470 y los 49er y FX. Que puede haber opciones sobre todo en los skiff, pues sí. Veremos cómo evoluciona todo y si podemos acabar celebrando la medalla de vela de todos los Juegos.