.

.
.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Algunos equipos son los que mantienen viva la llama

Norauto y Team Engie durante una salida del GC32 Racing Tour. Foto: Martina Orsini

Hubo un tiempo en que hablar de circuitos como los de la MedCup –ya desaparecido-, RC44 o Extreme Sailing Series, podían llegar a ser y sonar hasta familiares para muchos. El primero, el de los TP52, nació en España, se consolidó hasta que murió; el segundo tuvo una buena proyección pero también ha acabado cayendo casi en el ostracismo y el tercero también sigue pero sin regatas ni barcos españoles. Ahora la novedad y apuesta son los barcos voladores GC32, que se han hecho un hueco y compiten por el espacio con los Extreme. Son los más parecidos a los actuales Copa América.

Las 52 Super Series viene a ser eso como la herencia de la MedCup, pero a años luz de lo que se vivió en Europa en la pasada década. Los barcos son los mismos, los TP52 evolucionados. Este año en España ha habido un par de regatas, en Puerto Portals y Mahón, pero que han pasado desapercibidas para la mayoría. Y eso que hay españoles desperdigados en media flota, pero ni por esas. Lo cierto es que la organización de esta clase tampoco hace mucho para que en España se hable de ella. Sus motivos tendrán.

Los RC44 desde que se marchó Puerto Calero y todo lo que movía a su alrededor, el interés ha caído en picado. Este año ha habido una prueba en Sotogrande, pero como diría aquél. Ni fu, ni fa. Solo el Peninsula Petroleum gibraltareño, con tripulación mayoritariamente española, compite a tope, pero en España como si nada. Tendría que volver otro Puerto Calero para que tuviera sentido su promoción.

Y ahora los que buscan hacerse un hueco en España -aunque sin barcos españoles-, son los GC32. La Copa del Rey Mapfre fue su estreno, y allí tuvieron promoción porque la regata en sí ya se encargó de que así fuera; y esta semana compiten en Sotogrande. Pero si les digo la verdad, si finalmente tendrán difusión en España será gracias a equipos como Norauto y Team Engie y agencias como Fretté Rogerson, que sí se preocupan que así sea, y que como mínimo, intentan que sus equipos tengan salida en los medios, aunque de ello se acabe aprovechando la sede del evento.

Les puedo asegurar que que si no fuera por equipos como estos, no solo pasarían desapercibidas estas regatas, sino que ni existirían para el mundo real.

Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí