.

.
.

jueves, 27 de octubre de 2016

La última guardia...en tierra

Didac Costa, junto al One Planet, One Ocean en Barcelona. Foto: Manel Montilla/MD

Dídac Costa estará el próximo 6 noviembre en la salida de la Vendée Globle, de esto no hay ninguna duda. A pesar de los contratiempos y de la poca financiación que ha tenido, Costa está a punto de cumplir su gran sueño de dar la vuelta al mundo en solitario y sin escalas en la regata más mítica.

Costa, que llevaba unos días en Les Sables d’Olonne, tras el transporte del One Planet, One Ocean desde Barcelona, ha vuelto esta semana a Cerdanyola del Vallès, donde tiene su plaza como bombero para hacer su última guardia antes de acogerse a una excedencia que puede llegar a dos años. Por lo pronto la Vendée Globe le llevará como mucho medio año, pero a partir de ahí no se sabe lo que pasará con su futuro.

Dídac explica que “el jueves tengo que trabajar. Mi último día: Una guardia de 24 horas. Volveré a Les Sables el sábado o domingo por la mañana. Aprovecharé para coger alguna cosa que otra de ropa, preparar cosas de la comida...¿Después? No lo sé, ¡tendré que trabajar en algo para pagar las facturas!” y añade que “en teoría puedo volver dentro de dos años, igual antes, pero no está claro aún”.

La peligrosidad de una vuelta al mundo puede ser comparable con su oficio como bombero. “Puede dar más miedo estar en un edificio en llamas, donde hay más cosas que no puedes controlar. En el barco pueden darse situaciones inesperadas pero, al mismo tiempo, puedes saber con antelación que podrían pasar. Así que incluso si es una situación difícil, como una rotura, sabes que puede suceder y sabrás las opciones que tienes para solucionarlo. En un incendio hay muchos más factores que no puedes controlar”, afirma el catalán.

Tras más de un año de puesta a punto del One Planet, One Ocean, con el que hizo la Barcelona World Race junto a Aleix Gelabert, lo único que le ha faltado problemente son horas de navegación en solitario den estos últimos meses, pero espera conseguir su objetivo: “De una forma u otra saldré y haré la regata. Si tengo que llegar remando, llegaré remando. Hice la Barcelona World Race a dos con este barco, luego la calificación en el Mediterráneo, que fueron unas 1.500 millas. Después del ‘refit’ navegamos unos cuatro o cinco para probar cosas, y luego la navegación hasta aquí. No he podido navegar más solo, pero es lo que hemos podido hacer. El barco está bien e intentaré ir lo más rápido posible”, concluye un ilusionado Costa.

La de este jueves será la última guardia de 24 horas de Dídac en tierra y como bombero, las próximas serán en alta mar y dando la vuelta al mundo.


Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí