.

.
.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Christmas Time

Dos regatistas de 29er vestidos de Santa Claus en la playa de Palamós.

Falta una semana para Navidad, pero en un lugar de la costa la Navidad llega antes de tiempo. Hay una regata que marca el inicio de esta época del año. En Palamós a fecha de hoy es imposible vivir una Navidad sin barcos ni regata. Es momento de Christmas Race.



Pocos regatistas que han llegado muy lejos no hayan participado de alguna u otra forma en la Christmas Race. Es una regata de gran prestigio olímpico. Lo tiene tanto por historia -41 años de formar interrumpida la avalan- como por su dureza. Es una regata que tiene algo que hace que los regatistas vuelven. Cuando un regatista va a la Christmas sabe a lo que va, puede ser que sea un año muy plácido meteorológicamente muy tranquilo, pero también muy complicado. Es lo que tiene una regata en invierno.

Es una regata en la que la mayoría repiten, y esto es por algo. Además está situada en un momento en el que no hay regatas olímpicas de alto nivel. Situada entre dos regatas de la World Cup como Melbourne y Miami, es el momento para seguir manteniendo la competitividad. No es lo mismo dejar de hacer regatas y no volver hasta marzo, que tener una regata situada estratégicamente en el calendario y en el mapa, a quince horas del punto más lejano de la península y a las puertas de Europa, teniendo en cuenta que en la mitad norte de Europa es prácticamente imposible navegar, que mejor hacerlo que en la Costa Brava.

Que en una ciudad de 18.000 habitantes en época de desestacionalización aparezcan durante dos semanas 1.000 personas es como un maná caído del cielo. La comunión entre habitantes y visitantes es total, y el que no lo haya probado, que visite Palamós durante la Christmas.

Es una experiencia.

Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí