.

.
.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Situación límite

El agua entrando a borbotone dentro del Bastide Otio.

Kito de Pavant es, hasta el momento, el que ha vivido la situación más crítica de lo que llevamos de Vendée Globe. Este martes lanzaba una llamada de SOS a su equipo y a la dirección de la regata porque el barco se le estaba llenando de agua. De los seis abandonos el del Bastide Otio era el más dramático porque se encontraba en mitad del Índico y con una vía de agua que llevaron al francés a plantearse abandonar el barco por miedo a que se hundiera.



Una fuerte colisión provocó que la quilla sufriera graves daños en mitad de un temporal con más de 40 nudos de viento y olas de 5 metros de altura. El miedo de De Pavant es que perdiera la quilla y el barco volcara. Es por ello que viendo el destrozo prepara todo el material por si tenía que abandonar la nave. A la vez intentaba conectar con un barco de investigación francés, el Marion Dufresne, que estaba situado a 110 millas del náufrago.

Este desastre eclipsó la que para todos nosotros es una gran noticia. El One Planet One Ocean de Didac Costa atrapaba y superaba al TechnoFirst-faceOcean de Sébastien Destremau. Estos son los dos únicos barcos que quedan navegando en aguas del Atlántico. En los próximos días cruzarán el Cabo de Buena Esperanza, en el que han tenido que recalar cuatro barcos, ya retirados.

Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí