.

.
.

jueves, 23 de febrero de 2017

¡Sí, sí, sí…, Dídac ya está aquí!

Dídac Costa celebrando que ha acabado la Vendée Globe. Foto: Olivier Blanchert

Dar la vuelta al mundo en solitario no está al alcance de todos. El regatista catalán Dídac Costa acaba de entrar en los anales de la historia de la vela oceánica después de completar la Vendée Globe, la circunnavegación al planeta más radical, sin posibilidad alguna de asistencia. El tiempo invertido han sido 108 días, 19 horas, 50 minutos y 45 segundos.

Jean Le Cam fue de los primeros en felicitar emocionado a Dídac.

Lo que ha pasado durante estos tres meses y medio lo saben sobre todo él y la persona que ha estado a su lado en la distancia las 24 horas de los 108 días, más los meses anteriores de preparación, Jordi Griso, su hombre en la sombra.

Llega a Les Sables d’Olonne era un sueño, y hacerlo en décimo cuarta posición de los 29 que tomaron la salida tiene aún más mérito si cabe. Teniendo en cuenta que era el barco más antiguo, con 17 años a sus espaldas, y con los problemas que tuvo nada más salir que le obligaron a volver a puerto y retomar la salida cuatro días más tarde que el resto. Aún así, de los barcos que quedan ‘vivos’ ha dejado a cuatro por detrás. No me quiero imaginar como hubiera quedado si hubiera podido salir al mismo tiempo que el resto.

Dídac lloró minutos después de cruzar la línea de llegada. Seguro que ha llorado en silencio mucho más en estos tres meses y medio, de alegría y de tristeza. La soledad debe ser muy dura en mitad de los océanos y navegando a miles de millas de cualquier punto habitado. Problemas no le han faltado, muchas roturas que ha sido capaz de solventar pero que seguro que cuando cruzas la línea de llegada, te pasa la película entera de lo que ha sido y dejas que tus sentimientos afloren.

El One Planet One Ocean escoltado a su llegada a Les Sables.


Nunca había visto a Dídac así de emocionado, ni cuando finalizó su primera vuelta al mundo, la Barcelona World Race con Aleix Gelabert. Esta vez sí, lloró porque lo que ha hecho es además de deportivamente, emotivamente muy grande y se ha dejado la vida por ello. La historia le recompensará.

A la llegada no faltaron otros vueltamundistas como uno de sus mentores, Jean Le Cam, y también Bruno García.

¡Enhorabuena Dídac! ¡Enhorabuena amigo!

Sígueme en facebook
Para leer las últimas noticias de Vela en Layline pinchar aquí