jueves, 18 de mayo de 2017

Las novedades se presentan en Göteborg

Mark Turner anunciando las novedades para la futura vuelta al mundo. Foto: Ainhoa Sánchez

Los de la Volvo Ocean Race han encontrado una mina de oro y una oficina de lujo. De todos es sabido que Alicante será el puerto de salida de la vuelta al mundo por escalas. Eso se ha conseguido pagando por parte de la Generalitat unos importantes emolumentos. Pero a partir de aquí, poco más. Cuando hay un evento importante no lo presentan en la Comunitat Valenciana, lo hacen en Suecia, el país de donde es propietaria la marca patrocinadora y a la postre dueña de la regata.


Hubiera sido un detalle que esta presentación, a bombo y platillo, de cómo va a ser el futuro de la competición, se hubiera hecho en la capital de la Costa Blanca y no en Göteborg; pero ya estamos acostumbrados a que cuando hay algo interesant y mediático, se lo lleven a su casa verdadera y no a la que les subvenciona la fiesta. Alicante tiene firmadas las salidas para las ediciones de 2017-18, 2020-21 y 2024-25.

El principal anuncio de cara al 2020 ha sido que se competirá con dos barcos, un monocasco para las Offshore y un multicasco para las In-Port.

El monocasco seguirá siendo un barco de 60 pies (18,29 metros) asistido por foils, diseñado por el francés Guillaume Verdier. Mientras tanto el multicasco será un catamarán volador, también monotipo y de entre 32 y 50 pies (10-15 metros). Verdier diseñará el monocasco y para el que se ha abierto hoy un nuevo proceso de diseño y construcción, es decir que los diseñadores que opten a competir que se pongan las pilas.