domingo, 21 de mayo de 2017

8 españoles ganan un Mundial bajo pabellón alemán

Arriba de izquierda a derecha: Canaves, Calafat, Gelabert y Ribes. Abajo:Mariño, De la Plaza, Jáuregui y Mas.

Lo de las 52 Super Series se ha convertido en una competición nacida en España de la mano de Agustín Zulueta –heredera de la MedCup que en su día crearon Arturo Delgado, José Cusí, Vicente Tirado y Jaime Rodríguez Toubes- pero que se ha quedado en una regata internacional con pruebas en España y con campeones del mundo españoles, pero sin barcos españoles; aunque la mayoría (ocho de doce) han sido construídos en nuestro país entre Longitud Cero (Burriana) y King Marine (Alginet).

Es como si hubiera una liga europea en la que España tuviera un papel organizativo importante, con regatas en nuestras aguas, con regatistas en muchos equipos, pero ningún barco.

Esto es lo que está pasando en las 52 Super Series que han disputado el Campeonato del Mundo en Scarlino (Italia) y en la que ocho regatistas españoles se han convertido en campeones mundiales navegando en el barco alemán Platoon que arma y patronea Hans Müller-Spreer y que ha contado para ello con Jordi Calafat, Víctor Mariño, Pedro Mas, Javier De la Plaza, Aleix Gelabert, Pepe Ribes, Eric Jáuregui y Biel Canaves.

Pero la nómina de regatistas españoles no se ha quedado aquí. En otros equipos también cuentan con regatistas españoles como Nacho Postigo y Joan Fullana (Provezza), Juan Meseguer y Antonio Otero –entrenador- (Alegre) y David Vera (Azzurra).

Con todos estos grandísimo regatistas, y muchos más que no están, se podrían tener otro TP52' equipo campeón, sin duda. El tema está en que ya no existen armadores como los de entonces. Este es el problema de este país, que de serlo todo en el mundo del crucero mundial, hemos hecho como los cangrejos y las equipos de regata y las competiciones se han quedado en meras competiciones de club y los regatistas profesionales han tenido que acabar buscándose las habichuelas fuera de casa. Y por el camino que vamos, esto no tiene muchos visos de cambiar.

Al menos, aunque sea fuera nos siguen dando alegrías, con lo que enhorabuena a los campeones.