jueves, 1 de junio de 2017

Al borde del abismo

Ben Ainslie corriendo hacia su posición de estribor. Foto: Gilles Martin-Raget

Sir Ben Ainslie ha estado a punto de quedarse a las puertas de la calle en la Qualifiers a las primeras de cambio. El Land Rover BAR está haciendo unas previas bastante tristes. Muchos habían puesto sus expectativas en el barco británico, por el palmarés de su armador y patrón, su tripulación y por el presupuesto que maneja, siendo una de los más altas. En el último enfrentamiento no cayó ante Groupama de puro milagro.

Quién iba a decir que Groupama habría sido un rival directo del BAR para pasar a semifinales. El enfrentamiento entre británicos y franceses fue dramático, un match con muy poco viento en el que los ingleses empezaron dominando gracias a una penalización en la pre-salida de los de Franck Cammas, pero luego los galos le robaron la cartera y casi se llevan prueba. Fue en los últimos cien metros cuando los ingleses consiguieron ganar el punto, el tercero –los otros dos hasta llegar a cinco los tiene gracias a haber ganado las America’s Cup World Series-. El enfrentamiento con Team New Zealand fue lamentable y los ingleses acabaron retirándose para no perder ni más tiempo ni más energías pensando en el siguiente match.

Con esta victoria ante los franceses el BAR se ha asegurado su pase a semifinales junto a Oracle y Emirates Team New Zealand, ya que Groupama está tres puntos por detrás de los ingleses y tan solo le restan dos matchs por disputar, ante Emirates Team New Zealand y Artemis. Los de Cammas se juegan quedar fuera con SoftBank y Artemis.

Pero no lo olvidemos, BAR si está en semifinales es gracias a los dos puntos con los que partía, de no ser así, ahora estaría en el furgón de cola.